¿Qué hacer cuando la madre es más permisiva que el padre con los hijos?

Padres que no se ponen de acuerdoMi mujer es muy permisible en la crianza de mis hijas y son estas las que gobiernan mi casa y disponen. Parece que son ellas la madre. Mi mujer se niega a cambiar por temor a perder el cariño de mis hijas y a las reacciones que estas puedan tener con chantajes emocionales y agresiones verbales. ¿Cómo hacerle comprender a mi mujer que debe ocupar su lugar?

Estimado:

Ciertamente, la situación que hay en tu casa debe tomar un giro cuanto antes. A cuanto más tarde lo hagas, será peor. Tienes que intentar hablar con tu mujer para que se dé cuenta de cómo sus propias hijas, lamentablemente, se están aprovechando de su amabilidad y de su aprecio. Debe darse cuenta de que ese comportamiento puede pasarle factura en un futuro cuando lo terminen aplicando en el trabajo o con la familia de sus respectivas parejas, si se diera el caso. Intenta hacerle ver que sus hijas no van a madurar si al final se les consiente todos sus caprichos y su forma de actuar en cada momento. Hazle ver que ese comportamiento puede traerle consecuencias negativas en contextos diferentes al familiar. Y lo mismo digo si se diera el caso de que las llegase a sobreproteger de hacer ciertas actividades que ellas no desean hacer.

Sus hijas no van a dejar de quererla por dejar de ser “permisiva”. Lo que deberían ustedes de hacer es intentar negociar con ellas una serie de normas que se deben cumplir por todos. No se trata de ser autoritario con ellas, ni tampoco ser negligente. La idea es negociar esas normas de forma democrática, de forma que ellas participen y los padres puedan negociarlas de forma que sea lo más justo posible. Esas normas deberán ser firmadas por todos, e incluirán las consecuencias de no cumplir las normas por parte de todos, incluyendo los propios padres. Los padres negocian esas normas, pero deben ser firmes en el cumplimiento de esas normas.

Es probable que tus hijas, al principio, aborrezcan el nuevo sistema, aunque haya sido debatido y negociado, porque posiblemente no gozarán de la libertad que tenían antes y de que se les consienta todo como hasta ahora. Pero en un futuro sabrán agradecerlo, y lo pondrán en práctica cuando sean ellas las madres. Puedes comentarles esto, que es importante que ellas reflexionen sobre su conducta porque en un futuro sus futuras hijas pueden responderles igual, y que piensen entonces cómo se sentirían ellas si sus futuras hijas les chantajease emocionalmente. Para ayudarles a sentir empatía por su madre, te sugiero poner en práctica un juego de roles. En este caso, tus hijas serán el padre y la madre, y vosotros dos, tu mujer y tú, seréis los hijos de ella. Comportaos con ellas de la misma manera en que ellas se comportan con vosotros, a ver qué tal les sienta. Puede que les ayude a recapacitar.

Te deseo mucha suerte, ante todo insiste con tu mujer y tus hijas. Piensa que de mayores serán peores si se les consiente todo ahora.

Un cordial saludo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s