Los problemas del fanatismo hacia algo en concreto

fanatismo
Imagen extraída de: http://informatizarte.com.ar/blog/?p=497

Mi hermana es muy fan de varios cantantes, tiene todos los discos y merchandising, va a todos los conciertos que puede y no le importa hacer cola durante horas o no dormir esperando que salga un nuevo videoclip. Más allá de esto, ha llegado a llorar varias veces y a estar mal por cosas negativas que les ha pasado a estos artistas así como sentir felicidad y euforia en momentos buenos para los artistas. De una forma muy intensa. Y tengo que aclarar que no se trata de una adolescente que este forjando su personalidad, sino de una persona totalmente adulta.
Hace poco estuve también con un chico que era muy fan, en este caso, del fútbol. Sus emociones dependían mucho de como jugaba su equipo. Si ganaba, me invitaba a cenar y todo color de rosas, si perdía, ni hablarle en los próximos 2 días. Y de verdad que hay muchos más partidos de fútbol de lo que yo nunca llegué a imaginar…
Total, que pensando bien, me parece que los dos se parecen bastante en su fanatismo aunque sea por cosas diferentes, y conozco más casos. Y a mí me esto me cuesta entenderlo y gestionarlo.
Yo sé que no voy a cambiar a nadie, pero me gustaría saber si esto se considera normal, o mejor dicho, sano. Antes no lo veía como algo negativo, pero ahora, me pregunto si hay un problema de autoestima detrás de todo ese amor incondicional o alguna otra cosa. No me da la sensación de que estas personas sean más felices, es verdad que tienen momentos de felicidad plena, pero luego es todo una montaña rusa de emociones incontrolable. ¿Debería preocuparme por mi hermana?
Aclaro que ni mi hermana es una celosa que acosa a un famoso con el que quiera casarse o algo así, ni mi ex es un ultra violento del fútbol. (cosas que sí que veo patológicas). Pero les afecta mucho en su día a día. Y yo me pregunto, ¿demasiado?

Cuando una afición por un tema, actividad, persona o grupo se vuelve tan obsesiva de manera que afecta a su vida cotidiana (familia, trabajo, estudios…) y a su bienestar psicológico, entonces ya debe ser tratado. Es bonito tener una afición por algo, y tanto la música como el deporte son buenas aficiones, mas si como dices no tienen reacciones tan extremas como las que me has contado. Pero si sientes que le está afectando, quizás sería adecuado ayudarle a gestionar sus emociones y que su pasión sea gestionada de forma racional. Entender que, aunque es bueno tener esa afición, no debe tomárselo como algo que le afecte a su bienestar personal y a ayudarle a tolerar la frustración cuando no le salen las cosas como uno quiere. Por ejemplo, supongamos que el equipo favorito de tu amigo se juega un ascenso de categoría y pierde en el partido decisivo. Si un hecho así le resulta tan traumático que afecta a sus relaciones con los demás y a su rendimiento, pues requiere ayuda para gestionar esas emociones, su ira y poder afrontarlo con normalidad. No sé si hay un problema de autoestima donde intentan refugiarse en esas aficiones para compensar su descontento con su situación personal, es algo que podría analizarse, pero supongo que tú conocerás muy bien a esas dos personas para saber si pueden estar descontentos con su actual vida y tener baja autoestima. Ahí también estaría la clave de la intervención, y un profesional de la psicología podría ayudarles.

Mi hijo siempre suspende y no está motivado por los estudios

adolescente-noestudia
Imagen extraída de: http://ampaponiente.blogspot.com/2012/07/un-verano-con-suspensos-que-hacer.html

Hola mi hijo tiene 19 años esta en 2 bachiller. Repitió 1 y 2 eso. Y desde entonces siempre trae suspensos 5 o 6 y luego en septiembre los recupera y pasa de año con 2 asignaturas sin recuperar. Le han dado la libreta del primer trimestre y a suspendido 6 asignaturas. Ya no sé qué hacer quiero que estudie porque es un chico muy inteligente solo que estudia poco le gusta salir es muy sociable de hecho todos los que le conocen hablan muy bien de el. Porque es un chico que no ha dado problemas es muy educado nos respeta mucho a mi ya su papá. Pero lo que es el estudio nos trae por la calle de la amargura. Ya no sé que decirle por favor que me aconsejan.

No tengo demasiada información, sería necesario que su hijo fuese evaluado por un orientador educativo (psicopedagogo, pedagogo, psicólogo educativo…) para valorar si su hijo presenta algún tipo de dificultad de aprendizaje, o emplea unas técnicas de estudio inadecuadas, si tiene problemas para mantener la concentración o simplemente se encuentra desmotivado. Influyen siempre muchos factores. Es posible que, partiendo de la información que usted nos ha facilitado, le falte motivación para los estudios y no sé si mientras estudia tiene problemas para mantener la concentración. Le sugiero hablar con su hijo sobre la situación y valorar acudir a un gabinete psicopedagógico para realizar el correspondiente estudio de su perfil. Con todo ello, pueden tomar medidas dirigidas a intervenir en sus hábitos de estudio, procesos cognitivos, dificultades de aprendizaje o, en relación con la motivación, orientarle sobre las posibles salidas académicas y profesionales para después del Bachillerato en conexión con su personalidad, intereses y aptitudes. Ignoro si ya usted ha hablado con su hijo sobre qué espera de la vida, sus intereses académicos para cuando finalice el instituto y de qué le gustaría poder trabajar. Es algo importante, porque si no tiene una meta ya definida (en 2º de Bachillerato ya tiene que ir pensando algo), quizás necesite orientación para ayudarle a descubrir qué le gustaría hacer y las posibilidades académicas disponibles para formarse para ello.

Mi niño de 4 años me dijo que quiere ser niña

niñovestidodeniña
Imagen extraída de: https://www.semana.com/vida-moderna/articulo/vestir-a-un-nino-como-nina-influiria-en-su-orientacion-sexual/491945

Mi hijo de 4 años me dijo que quiere ser niña lo estaba bañando y me dijo que quiere ser niña y que no le gusta sus partes.

¿Llegaste a hablar con él sobre los motivos? Además de decir que no le gustan sus partes, ¿qué más te dijo? Es algo que le sucede a más niños, y de ahí a que algunos hayan sido operados para cambiarles de sexo. Hoy en día, en la sociedad está más aceptado y hay comunidades autónomas que han aprobado leyes para asegurar el respeto a la diversidad sexual e intervenir ante casos de discriminación, haciendo incluso hincapié en los estudiantes transexuales.

Para explorar los motivos del origen de este deseo, te sugiero hablar con el profesorado de esto, observar los juegos en los que participa y el tipo de actividades que él prefiere. Valorar si tiene más amigas que amigos y si se siente más a gusto con niñas que con niños y participando en actividades que históricamente y por estereotipos han sido más típicas de niñas (por ejemplo, maquillarse, jugar con muñecas, ver dibujos infantiles protagonizados por niñas, usar vestidos…), y que rechace otras que siempre se han asociado a los niños como los juegos de pelota y con coches teledirigidos, por ejemplo. En el centro educativo podrían observar su comportamiento. Posteriormente, con toda la información recogida, me dirigiría a un psicólogo infantil para que le escuche y valore su postura ante este tema. A partir de ahí, se deben tomar las decisiones correspondientes, con la prudencia necesaria pero respetando la decisión que a largo plazo el niño decida tomar en relación a su sexualidad.

Sobre todo es importante valorar a su hijo por su personalidad, conducta y capacidades, independientemente de su orientación o identidad sexual.

Miedo a usar mis dispositivos móviles por temor a romperlos

rotomovil
Imagen extraída de: https://www.ticbeat.com/sim/asi-mueren-telefonos-moviles/

Llevo varios años con este problema. Tengo varios dispositivos electrónicos como un móvil, una tableta, un ordenador, un lector de libros electrónicos.
Quiero utilizarlos de una manera normal pero, al mismo tiempo, siento que no puedo hacerlo porque si los utilizo acabarán rompiéndose por el propio desgaste de los materiales (botones de inicio y volumen, el desgaste propio de la batería, pantallas que dejen de funcionar por el uso continuado y que llegan al final de su vida útil)
Odiaría que se rompieran y tuviera que tirarlos a la basura y comprar unos nuevos por las consecuencias medioambientales propias de la producción de nuevos dispositivos.
Es decir, quiero utilizar mis dispositivos, pero siento que no puedo porque se romperán inevitablemente si los utilizo. No se por qué, pero creo que mis dispositivos tienen que durar toda la vida, y me está creando problemas.

Sé que este miedo es ridículo y que los materiales se desgastan y llegan al final de su vida útil, pero aún así no puedo utilizar tanto mis dispositivos como quiero por este motivo.

¿Qué puedo hacer?

Sobre todo te hablo como usuario habitual de dispositivos electrónicos que este año ha tenido que realizar una renovación tecnológica. Entiendo tu miedo y tu preocupación por el medio ambiente. Personalmente creo que es una actitud digna de admiración. Lo único malo es cuando esta preocupación nos lleva a la obsesión, así que hay que intentar valorar posibilidades para lograr seguir conservando el medio ambiente a la vez que poder disfrutar de los dispositivos electrónicos.

Como bien sabrás, cada vez hay más contenedores de “punto limpio” donde puedes depositar tecnologías. Estos las llevan a centros donde reciclan sus materiales y a partir de ahí lograr obtener una nueva materia prima para poder fabricar nuevos productos. Esto es algo ecológico, puesto que favorece que no se agoten las materias primas. Es como cuando utilizas papel y lo tiras a contenedores azules, o cuando te tomas un batido y tiras el envase a este contenedor, o tirar botellas de vino usadas a un contenedor verde. Además, piensa que hay materiales que son inevitables gastar, como los cartuchos de tinta y tóneres de impresoras y fotocopiadoras. Te sugiero buscar información sobre estos procesos de reciclaje para así motivarte y reducir tus miedos. Ten en cuenta que estos dispositivos están programados para que en un tiempo determinado dejen de funcionar y te compres uno nuevo. Se llama “obsolescencia programada”. Yo, por ejemplo, hace unos días mi disco duro se averió, y como el teclado del ordenador portátil ya estaba fastidiado (usaba un teclado externo conectado), me compré un nuevo ordenador. Pienso reparar el otro portátil, pero me llevé un sofocón por el disco duro estropeado. Afortunadamente, por mi trabajo, realizo copias de seguridad constantes de todo lo que hago (¡sería una catástrofe perder todo de la noche a la mañana!). Te recomiendo igualmente esto para evitar perder todos los archivos que tengas en tus dispositivos, y aprender hábitos para su cuidado (por ejemplo, algo para proteger el móvil en caso de caída al suelo, que es algo habitual, o nunca usarlo en la cama por si te lo dejas ahí y apoyas sin querer el brazo, rompiendo la pantalla LCD, lo cual me pasó a mí con una tablet). Una cosa es no usar y otra usarlo pero tomando precauciones para evitar su rotura, es decir, aprender a cuidarlo.

¿Qué puedo hacer si mi hijo de 4 años es grosero y se enfada con frecuencia?

Imagen extraída de: http://www.paraelbebe.com/18-maneras-de-decir-no-de-forma-positiva/

Hola tengo un hijo de 4 años, es el único niño de la familia, sus primos ya son mayores de 15 años para arriba por lo que convive con adultos. Últimamente es muy grosero, se enoja fácilmente de cualquier cosa, y cuando se enoja y se frustra no escucha, no entiende razones y grita “cállate” y nos ha llegado a patear a mi esposo y a mi. Nunca le hemos pegado por qué no creo que sea la mejor opción pero ya no sé qué hacer para ponerle límites. Gracias.

Es posible que su hijo presente una tolerancia a la frustración muy baja, y la manifiesta a través de rabietas e ira. Es muy habitual en niños de su edad. Les sugiero llevar a cabo pautas como las siguientes:

1-Cuando empieza la rabieta, no le hagan caso. Si le hacen caso, lo que hacen es reforzar la rabieta. Le dejan solo y ya se calmará. Cuando se calme, pueden dirigirse a hablar con él.
2-Intenten mostrar empatía hacia los intereses de su hijo. No se trata de hacer lo que ellos dicen, pero intentad entender el motivo de su rabieta, explicarle por qué no es posible con palabras sencillas y negociar con él. Por ejemplo, si desea ir a jugar al parque y en ese momento no es posible, negociar el momento en que se irá al parque y prometedle que jugareis con él a algo que le guste. No ofrecerle regalos materiales, ya que eso es algo bastante superficial.
3-Si llega a pegaros, llevadlo a su cuarto y lo dejáis dentro unos 5-10 minutos. Le diréis que no os ha gustado nada que os haya pegado, y que no pensáis hablar con él hasta que se calme y pida perdón por lo que ha hecho. Una vez calmado, debéis enseñarle a comportarse, cómo pedir las cosas y qué tipo de conductas son las adecuadas y cuáles las no adecuadas.
4-En su cuarto o en el salón, colgar un cuadro elaborado con pictogramas o dibujos donde se reflejen las normas de conducta en positivo. Es decir, cómo tratar a sus padres, cómo pedir las cosas, la recogida de juguetes, etc. Esto ya dependerá de su comportamiento. Es importante centrarse más en las acciones a trabajar (ej: pedir permiso para coger algo) que en las conductas negativas a corregir (ej: no gritar).
5-Si es un niño con tendencia a ponerse muy nervioso, valoren qué estímulos son los que le provocan la ira y ayudarle a controlarlos y a resolver las situaciones que le ponen nervioso o que no resuelve de una manera socialmente adecuada. Enseñarle los pasos a seguir para afrontar todo ello y sed un ejemplo para vuestro hijo. Podéis interpretar la situación delante de él para que luego la repita (aprendizaje por modelado). También podéis dedicar un tiempo diario a realizar actividades de relajación y mindfulness.

Ve probando esto. Requiere tiempo y paciencia. Si no veis resultados, os recomendaría solicitar ayuda profesional.

Un cordial saludo.