Dudas sobre las decisiones que he tomado sobre mi futuro académico y profesional

decisiones-confundido-psicopedagogia-cadiz
Imagen extraída de: http://www.catolicidad.com/2010/05/la-adolescencia-una-etapa-decisiva.html

Estoy a un año de tener que elegir una carrera profesional, y hace algún tiempo la elegí (ciencias físicas), pero he sentido recientemente que mi pasión por ella se ha marchitado, pero de un modo extraño. Parte de mi la odia, y otra no. Estoy muy confundido.

A veces las personas sufrimos una crisis en nuestra pasión. Cuando estudiamos una rama de estudios (entiendo que estás en Bachillerato o en la preparatoria, según el caso) o incluso cuando la ejercemos, nos damos cuenta de que realmente no nos gusta tanto como pensábamos al principio. Comenzamos a conocer funciones o tareas que no nos agradan, o contenidos que nos aburren. A veces también la metodología de enseñanza-aprendizaje y el profesorado influyen y nos desaniman. Y a veces las salidas profesionales no son tan fascinantes como pensábamos, ni tampoco las salidas académicas asociadas.

Estaría bien que te hicieras estas preguntas: ¿Por qué decidí matricularme en ciencias físicas? ¿qué es lo que más me gustaba de ellas? ¿cómo me gustaría ejercer profesionalmente a partir de ellas? ¿hay una carrera que realmente me gustaría ejercer? ¿por qué me he desanimado con ellas? ¿qué es lo que ha fallado que ha terminado por decepcionarme?

También debo añadir que las ciencias físicas en sí requieren mucho esfuerzo entenderlas y aprenderlas. La metodología y el profesorado aquí son esenciales, y no sé si realmente los métodos que se llevan a cabo en el aula son adecuados para que aprendáis de manera significativa las ciencias físicas. Piensa si realmente es esto, porque a lo mejor te gusta otra manera de enfocar las ciencias y tal vez es ahí a donde debas enfocar tu futuro académico y profesional una vez termines esta etapa educativa.

Finalmente, te sugiero acudir a un gabinete psicopedagógico para realizar pruebas para evaluar tus aptitudes, intereses y actitudes para así obtener un perfil con una serie de salidas académicas y profesionales asociadas. Ahí te podrán despejar toda la oferta académica que podría satisfacer tus necesidades, intereses y expectativas. Además, te sugiero contar con el apoyo de profesionales para ayudarte a afrontar las dificultades que te encuentres, así como ayudarte a relajarte y a orientarte en la toma de decisiones.

Anuncios

¿Cómo podría rendir más en la Universidad y superar mi miedo a preguntar en público?

miedo-preguntar-en-clase-psicopedagogia-cadiz
Imagen extraída de: https://noticias.universia.com.ar/vida-universitaria/noticia/2014/09/12/1111373/5-maneras-perder-miedo-preguntar.html

Buenas tardes, quisiera que por favor me ayudaran, estoy en primer semestre de Administración sucede que siempre he sido muy tímida, me da mucha pena exponer en publico hasta para participar, hacer preguntas al profesor en publico, por miedo de equivocarme, porque muchas veces no me fluye nada par participar, a veces tengo la idea pero se me dificulta expresarme correctamente. Es algo que me frustra porque me pierdo de buenas notas por no participar a pesar de que soy muy estudiosa y repaso en casa todos los días. Agradezco la ayuda.

Antes que nada, felicitarte porque tú misma te has dado cuenta de que es un aspecto que debes intentar cambiar de manera progresiva. Ese miedo a equivocarte, ¿viene de alguna mala experiencia del pasado? ¿cuántas veces has preguntado algo y te has equivocado, o has visto a personas equivocarse y que luego los demás se rían de esa persona?

Debes tener en cuenta que ya estás en la Universidad, en un lugar donde es normal que surjan muchas dudas al haber muchos contenidos nuevos. Y en tu clase la edad mínima será de unos 18 años, por lo que ya hay gente madura que sabrá comportarse y respetar las dudas de los compañeros, al contrario que a veces pasaba cuando estabas en el colegio. De no ser así, se les llamará la atención porque no es un comportamiento
adecuado para unos estudiantes universitarios (ni tampoco para los de primaria, en verdad).

Si quieres, para empezar a romper el hielo, te recomendaría mandarles correos electrónicos privados al profesorado preguntando tus dudas (todo el profesorado tiene una cuenta de correo pública). Al empezar a hacerlo por escrito, tienes más tiempo para pensar la pregunta y cuidar la expresión de ésta. Luego, pide tutorías para resolver tus dudas. En esta reunión solo estaréis el profesor o profesora y tú, nadie más. Luego,
una vez que hayas superado este reto, plantea la posibilidad de formular preguntas en los foros de las plataformas virtuales de aprendizaje que tenga la universidad, en caso de tenerla (aunque hoy en día lo habitual es tenerla). Y una vez que compruebes la reacción y cojas confianza con tus compañeros y te conozcan más, ya te sentirás más preparada para formular preguntas orales en clase. Si acaso, antes de formularla, la escribes en el cuaderno por si sientes que te vas a liar expresándote o a trabar.

Como ves, la idea es ir siempre de menos a más, hasta que ya seas capaz de llevar a cabo la conducta final que es la de hablar en público. Te será útil para cuando llegue el momento de hacer exámenes orales o exposiciones de trabajos ante los demás, o si en un futuro debes exponer tu trabajo fin de grado, a largo plazo. Si a pesar de ello tienes dificultades, te recomendaría acudir a clases de oratoria o de teatro, y a trabajar técnicas de relajación y respiración para ir más tranquila y poder rendir mejor cuando llegue el
momento de participar.

Libro “La odisea de la Reclusa Parda”, de Rafael López Azuaga

Libro-La-odisea-de-la-reclusa-pardaEl psicopedagogo Rafael López Azuaga ha publicado su primera narración infantil y juvenil. Se titula “La odisea de la Reclusa Parda”. Esta es la sinopsis.

Raquel es una adolescentes de catorce años que por las noches se dedica a combatir el crimen como “La Reclusa Parda”. Durante un enfrentamiento contra uno de sus mayores enemigos, accidentalmente pierde su antifaz. Este incidente es grabado por las cámaras de televisión y se difunde a través de todos los medios. Ahora, todos los compañeros del instituto y la familia de Raquel han descubierto que ella es “La Reclusa Parda”. Raquel ahora debe enfrentarse a la dura realidad de que todos saben su secreto. La personalidad de Raquel da un giro de 180 grados cuando se viste como “La Reclusa Parda”, y siendo solo Raquel le es imposible poder comportarse tal y como se comporta cuando es “La Reclusa Parda”. ¿Cómo afectará en el día a día a Raquel todo lo sucedido, y a su misión de defender la ciudad de San Martínez? Además, Raquel tiene miedo de que los villanos descubran quiénes son sus seres queridos porque podrían ser atacados.

La historia supone una lucha psicológica de la protagonista, puesto que inicia una lucha para romper la barrera psicológica existente entre su “yo real” y su “yo ideal”, puesto que cuando la protagonista se viste como “La Reclusa Parda”, actúa con una personalidad totalmente diferente a cuando no se mete bajo la piel de superheroína. Y ahora que todos han descubierto su identidad secreta, pues debe intentar saber convivir con esa situación e intentar demostrar su verdadera personalidad ante los demás, luchando contra las expectativas que tienen los demás, es decir, lo que el entorno esperaba siempre de ella antes de descubrir su identidad secreta. Es una narración que combina el mundo de los superhéroes y villanos con las crisis de identidad y la psicología.

Si quieres adquirirlo, puedes comprarlo en Amazon por solo 3’21 euros en libro impreso de tapa blanda. Si lo quieres en eBook, cuesta 2’99 euros y es gratis si estás suscrito a Kindle Unlimited.

¿Qué puedo hacer si mi hermano ni estudia ni trabaja?

mi-hermano-no-estudia-psicopedagogia-cadiz
Imagen extraída de: https://mejorconsalud.com/que-hacer-con-un-nino-vago-consejos/

Mi hermano es un chico de 20 años que ni estudia ni trabaja. Mi madre lo hace todo por él y estoy harta de que siempre le saquen las castañas del fuego porque no aprende. No sé qué hacer para que espabile, cada vez que hablo del tema con mi madre se pone melodramática y me saca de mis casillas.

Entiendo por tu mensaje que has intentado dialogar tanto con tu hermano como con tu madre de todo esto y ninguno entra en razón o simplemente ni se puede dialogar con ellos (¿tienes padre?). Creo que antes de hablar con tu hermano, deberías intentar trabajar este asunto con tu madre para evitar que refuerce a tu hermano de manera negativa. Yo intentaría, cuando esté tranquila y animada, hacerle estas preguntas:

  • ¿Dónde te gustaría que tu hijo estuviera o qué estuviera haciendo dentro de cinco años? ¿y de diez?
  • ¿Crees que ahora mismo él está en condiciones de lograr esto? ¿qué crees que debería hacer para mejorar?
  • En caso de que diga “me vale con que sea feliz”, preguntar algo así como: ¿Y cómo él puede alcanzar esa felicidad? ¿qué es para ti y para él ser feliz? ¿es una felicidad a corto, medio o largo plazo? ¿crees que en un futuro podría tener problemas para desenvolverse en la vida por sí solo? ¿y será capaz de ayudarte en el futuro cuando te encuentres mal?

Luego habría que hablar con tu hermano. Habría que analizar si su comportamiento actual se debe a una serie de problemas que tuvo en el pasado, o si tu madre lo tuvo muy consentido, o si se encuentra desmotivado con la vida. Todo esto habría que analizarlo, y dirigiros a él mostrando preocupación y ofreciéndole ideas, preguntándole cómo le gustaría verse de unos años y si no tiene metas en la vida. En caso negativo, valorar
el por qué, analizando las ventajas de estudiar y trabajar y por qué él las rechaza. Si él siente que le aburre estudiar porque le fue mal en el instituto, quizás habría que ayudarle a buscar una formación alternativa, más práctica (por ejemplo, formación profesional para el empleo) y menos académica que la formación del instituto y la universidad, y relacionada con sus aficiones. En un gabinete psicopedagógico podría acudir para que realizasen un estudio de su personalidad, intereses y aptitudes con el objetivo de extraer un perfil al cual irían asociadas una serie de salidas académicas y profesionales. Esto sería solo una orientación, pero le ayudaría a despejar el camino y motivarse.

¡Mi hijo de seis años no habla!

niño-no-hablaEl tiene 6 años y no habla, apenas y dice mamá, pide las cosas señalando o haciendo berrinche, se comporta de una forma muy imperativa, lanza cosas, salta, además de que golpea o te tapa la nariz, y aunque se le diga que no tenga ese tipo de comportamiento simplemente no hace caso, es como si no supiera que le están hablando, esto solo lo hace con familiares que conviven con el pues, con personas desconocidas y con otros niños se comporta de forma muy tímida y suele apartarse y quedarse solo, en su casa le pusieron la mala costumbre de estar viendo vídeos en YouTube todo el día, pues el la única forma en que pueden hacer que se quede quieto, este año ya debería a ver entrado a la primaria pero en ninguna lo aceptan porque no puede hablar y su madre no puede pagar por una escuela especial, desde hace dos años que está yendo a psicólogos, terapias pero nunca ven ninguna avancé, su mamá ya no sabe que hacer, el tiempo esta pasando y el niño sigue comportándose como un bebé.
En verdad quiero encontrar una formar de como ayudarlo, pero no puedo estar con el todos los días, me da tristeza que me sonría tan forma tan inocente y que si vida se siga pasando sin que se de cuenta.

Además de llevarlo al logopeda para que le realice un estudio, te sugiero lo siguiente:

1-No aceptéis que solo use frases de una sola palabra o gestos para conseguir lo que quiere. Si ve que con solo señalar algo con el dedo ya logra su objetivo, lo que hacéis es reforzar a que no use el lenguaje verbal. No hacedle caso e intentar pedirle que hable para pedir lo que desee. Y cuando quiera decir algo, intentar animarle a que use palabras, diciéndole amablemente: “me gustaría que me hablaras, así sabré mejor lo que
necesitas”. Si experimentáis algún avance, alabad su esfuerzo y reforzarlo.

2-Posiblemente su mala conducta sea debida a que quiere llamar la atención de vosotros para conseguir lo que desea, por ejemplo, ser el centro de atención de sus seres queridos. Con vosotros tiene más confianza al ser su familia y solo necesita llamar la atención de vosotros para satisfacer sus intereses. Cuando ejecute una mala conducta, no hacedle caso, no responderle, y tan solo hacedle caso cuando se porte bien o pare. En ese momento, le decís: “ahora que te estás portando bien y estás tranquilo, hablaré contigo“. Si veis que hay avances, alabad el esfuerzo y reforzarlo.

¿Qué tal se comporta en el colegio con sus compañeros/as de clase y con sus docentes? Es importante que estas pautas las apliquen en el colegio. Conviene que su tutor o tutora os aporte toda la información necesaria sobre su conducta en el colegio, llevadla al pediatra y que él os derive al logopeda clínico y, si lo viera oportuno, al psicólogo o psiquiatra de la unidad de salud mental más cercana. Podéis llevarlo a uno privado si queréis más urgencia y más sesiones a la semana, pero si estáis mal de dinero, acudid a la sanidad pública. Puede que haya alguna asociación que organice talleres logopédicos que podrían ayudarle.