A mi hijo pequeño le gusta el terror

niña-terror
Imagen extraída en: https://www.pinterest.es/pin/599189925392785192/

Buenas tardes. A mi hijo de 7 años le gusta todo lo terrorífico, personajes, imágenes, películas, etc. Lo que más me preocupa es que quiere ver imágenes donde sale mucha sangre, cortan cuellos, acuchillar y asustan, etc. Hay algo que me tranquiliza y es el que no me lo oculta y simplemente dice que le gusta el terror y que todo lo que pasa ahí no es verdad. Pero algunas son imágenes fuertes para un niño. Las ha visto por amigos mayores que tenia. Yo he tratado de prohibirse lo pero me doy cuenta que le crea más morbo. No se qué hacer. También le gusta dibujar pero dibuja solo cosas de terror y todos sus juegos últimamente están relacionados con esto.

La variedad de intereses y aficiones que un niño puede tener es muy diversa. Hay niños que son más sensibles que otros, y a algunos les puede afectar ver imágenes de terror y a otros no. ¿Desde cuándo comenzó a aficionarse al terror? ¿crees que hay algún familiar o persona que haya podido influir en ese sentido?

Una forma de analizar si esa afición está afectando a su comportamiento es a partir de valorar si su relación con los compañeros/as de clase, con su familia o su conducta en general ha cambiado desde que está aficionado al terror. Si compruebas que todo sigue igual, que en el colegio le va bien, que no tiene problemas de conducta, ni se encuentra con más ansiedad o un temperamento más fuertes, pues entonces no hace falta alarmarse. Ya llegado el momento, si reaccionase así, pues habría que intervenir. Te recomiendo hablar con sus maestros/as para recoger esta información.

Te sugiero que hables con tu hijo sobre esta afición, que intentes pasar tiempo con él disfrutando de esa afición y que le preguntes por qué le gusta, si le parece divertido, cuál es la imagen que más miedo le da, si sabe que todo lo que se ve es verdad o mentira…e incluso podrías fomentar la lectura leyendo cuentos de terror. Si acaso, para prevenir una “sobreexposición” a esos estímulos, te sugiero que compagine su afición con la participación en otras actividades, como la lectura, los deportes, salir a comer fuera, hacer maquetas juntos, etc.

Mi hija de 13 años ha cambiado

adolescente-cambia
Imagen extraída en: https://www.abc.es/familia/abci-si-tienes-adolescente-malhumorado-casa-sigue-estas-pautas-201704121412_noticia.html

Mi hija de 13 años era una niña dulce y buena y ahora se a convertido en una niña contestan le va fatal los estudios y cada tres por cuatro me llaman por su comportamiento ella se siente fracasada y dice que para qué va esforzarse si luego no le reconocen su esfuerzo a ella siempre le costo aprender y tuvo problemas en este cole los dos años que la cambie a otro para terminar la primaria los profesores se volcaron con ella y la animaron y subieron su autoestima ella a querido volver a este cole para hacer la eso en el cole que le fue mal al principio y hemos vuelto a lo mismo pero peor no se que hacer, ni que decirle ni como ayer me dijo que se quería morir que no tenia ganas de nada y me preocupa volver a caer en ese estado que le da todo igual.

Es normal que cuando uno entra en la etapa de la adolescencia surjan cambios en su conducta. Sus intereses y necesidades cambian, y muchas veces chocan con las normas que tiene implantada. Es por ello que llega un momento en que puede llegar a rebelarse o simplemente no acatar nada. Si además se encuentra desmotivada y tiene baja autoestima, puede llegar a compensarlo teniendo un comportamiento inadecuado en el colegio o haciendo todo esto como una forma de protesta ante su descontento con la situación actual.

Viendo su estado actual, recomendaría que hablaseis con su centro educativo para tomar medidas de apoyo educativo que puedan ayudarle así como otras dirigidas a tratar su conducta. En caso de que este colegio no le ayude en ese sentido, podrías plantear llevarla a su anterior centro.

En cualquier caso, te recomendaría solicitar ayuda psicológica y psicopedagógica para trabajar su autoestima, su conducta, las causas de su comportamiento, valorar si hace falta una mediación familiar y un consenso de normas, y además que le hagan un diagnóstico de sus necesidades educativas para llevar a cabo una intervención educativa ajustada a ellas y partiendo de sus potencialidades, ritmo y estilo de aprendizaje. Todo esto siempre trabajando de forma cooperativa con el centro educativo.

Mi hijo de 4 años dice a todo “NO”

nino-diciendo-no
Imagen extraída de: http://www.paraelbebe.com/18-maneras-de-decir-no-de-forma-positiva/

Mi hijo de 4 años se porta muy bien y obedece a todo en el colegio pero con nosotros es todo lo contrario. Todo le viene mal y a todo dice que no, vestirse, comer, lavarse, bañarse, irse a la cama, salir a la calle, volver a casa. Absolutamente todo. Esto genera continuas riñas con el y ya no se que puedo hacer diferente. He leído que puede ser que quiera llamar nuestra atención pero es que estamos con el, jugamos, lo llevamos a sitios. Sufre de adenoides y van a operarme y yo pienso que puede ser que este cansado continuamente al no descansar bien.

Son dos contextos diferentes. Vosotros sois sus padres, os tiene mucha confianza y sabe cómo vais a responder ante cualquier conducta. En su centro educativo puede que también sepa lo que puede pasar si su conducta es negativa, de ahí a que se comporte mejor. Es posible que su estado físico esté influyendo, pero no debe justificar nunca una mala conducta. Con respecto a los “no”, debéis actuar de manera que vea las consecuencias de sus actos. Por ejemplo:

-“No quiero comer“: Pues se queda sin comer, y cuando tenga hambre, no podrá comer nada hasta la siguiente comida en familia que se haga. En caso de que sea porque no le guste el plato, ved si podéis cocinarlo de una manera que le guste o acostumbradle a comerlo poco a poco alternando con algo que le guste).
-“No quiero vestirme“: Como sacarlo en pijama a la calle resulta humillante, se le puede vestir poniéndole encima la ropa, y si no le agrada, pues debe vestirse.
-“No quiero salir a la calle“: En esta situación, como no podrá quedarse solo (lograría su objetivo), se puede pensar en castigarle sin algo que le guste o haciendo algo que le desagrade (por ejemplo, fregar los baños).

En todo momento tenéis que alabarle cuando se porte bien, con abrazos y bonitas palabras, valorando que él es un chico inteligente y muy capaz. Solo en caso de que no haya manera de que cambie de conducta, se le castigará obligándole a hacer algo que no le agrada o dejándole sin algo que le guste durante ese día o un breve período de tiempo. Si veis que se pone a protestar por alguna cosa sin importancia o a faltaros el respeto, dejadle solo y decidle que no hablaréis con él hasta que se calme y deje de faltar el respeto. Cuando se calme, ya podéis acercaros a él.

Son solo algunas ideas. Si veis que tenéis dificultades, os recomiendo acudir a un psicólogo infantil. Nunca recurráis a la violencia física ni verbal. Si veis que se encuentra dolorido por su enfermedad, consoladle y decidle que él es un niño fuerte y que confiáis en que va a soportar este dolor y se va a enfrentar a ello.

Libro “La odisea de la Reclusa Parda”, de Rafael López Azuaga

Libro-La-odisea-de-la-reclusa-pardaEl psicopedagogo Rafael López Azuaga ha publicado su primera narración infantil y juvenil. Se titula “La odisea de la Reclusa Parda”. Esta es la sinopsis.

Raquel es una adolescentes de catorce años que por las noches se dedica a combatir el crimen como “La Reclusa Parda”. Durante un enfrentamiento contra uno de sus mayores enemigos, accidentalmente pierde su antifaz. Este incidente es grabado por las cámaras de televisión y se difunde a través de todos los medios. Ahora, todos los compañeros del instituto y la familia de Raquel han descubierto que ella es “La Reclusa Parda”. Raquel ahora debe enfrentarse a la dura realidad de que todos saben su secreto. La personalidad de Raquel da un giro de 180 grados cuando se viste como “La Reclusa Parda”, y siendo solo Raquel le es imposible poder comportarse tal y como se comporta cuando es “La Reclusa Parda”. ¿Cómo afectará en el día a día a Raquel todo lo sucedido, y a su misión de defender la ciudad de San Martínez? Además, Raquel tiene miedo de que los villanos descubran quiénes son sus seres queridos porque podrían ser atacados.

La historia supone una lucha psicológica de la protagonista, puesto que inicia una lucha para romper la barrera psicológica existente entre su “yo real” y su “yo ideal”, puesto que cuando la protagonista se viste como “La Reclusa Parda”, actúa con una personalidad totalmente diferente a cuando no se mete bajo la piel de superheroína. Y ahora que todos han descubierto su identidad secreta, pues debe intentar saber convivir con esa situación e intentar demostrar su verdadera personalidad ante los demás, luchando contra las expectativas que tienen los demás, es decir, lo que el entorno esperaba siempre de ella antes de descubrir su identidad secreta. Es una narración que combina el mundo de los superhéroes y villanos con las crisis de identidad y la psicología.

Si quieres adquirirlo, puedes comprarlo en Amazon por solo 3’21 euros en libro impreso de tapa blanda. Si lo quieres en eBook, cuesta 2’99 euros y es gratis si estás suscrito a Kindle Unlimited.

¿Qué medidas podemos tomar si nuestros hijos e hijas son rebeldes?

porque-los-adolescentes-son-tan-rebledes-1
Fuente: https://static.vix.com/

Tengo una hija de 18 años que esta muy rebelde: sale del instituto y luego se va a otro lado sin avisar, contesta de forma grosera pero sin lisuras, aun no ha empezado estudios superiores y quiere salir todos los fines de semana a pasear y dice que tiene derecho a salir, pero no cumple ni pone de su parte en los estudios.”

Es normal que a esta edad, habiendo cumplido la mayoría de edad, haya personas que sientan que ya tienen derecho a tomar sus decisiones sin que sus padres les controlen o les impongan lo que tienen que hacer en cada momento. Es decir, se sienten que, por edad, son libres de hacer lo que les plazca sin pensar en las consecuencias de sus actos y a veces puede fallar la empatía.

Es comprensible que una persona de su edad quiera disfrutar de su juventud y salir todos los fines de semana, lo cual no me parece mal, siempre y cuando haya cumplido con sus responsabilidades. Entiendo que su rendimiento académico no es el deseado dadas las exigencias de la etapa educativa en la que se encuentra (entiendo que está estudiando Bachillerato).

Creo que tendríais que reuniros con ella, intentando acercaros a ella amablemente y no haciendo caso a las reacciones groseras que pueda tener, porque si reaccionas con enfado a la primera, no lograrás conseguir hablar con ella y calmarla. Demostrad que estáis preocupados por su rendimiento y que entendéis que desee vivir su juventud y salir con sus amistades, pero que también debe cuidar sus responsabilidades. Lo ideal sería negociar un horario, donde se especifique el tiempo dedicado a los estudios y el tiempo dedicado al ocio. Podría por ejemplo librar los sábados por la tarde-noche y por la mañana estudiar, y el domingo, tras descansar por la mañana tras haber salido el sábado por la noche, dedicarlos a estudiar. Decidle que le dejaréis salir a donde quiera e incluso con un horario que a ella le agrade a cambio de poner de su parte en los estudios entre semana. Eso incluye que por las tardes tenga un horario para estudiar en casa y hacer los deberes. Valorad la posibilidad de contratar a un profesor o maestro (a ser posible con conocimientos de psicopedagogía) que todas las tardes le realice un seguimiento académico, le enseñe técnicas de estudio y le ayude con las materias que le cuestan más, entre otros. Podríais ofrecerle esto como una muestra de que queréis ayudarla y que invertiréis lo que haga falta para que ella pueda cumplir con sus responsabilidades académicos. Dejad claro que esto es una ayuda para que ella pueda lograr sus objetivos y poder a cambio disfrutar de su tiempo de ocio, y no un castigo.

Es cierto que lo ideal habría sido empezar antes y no cuando queda mes y medio de curso, pero al menos para conseguir lo que se pueda y, en el peor de los casos, llevarlo a cabo también durante el verano, ya entonces pactando los horarios de estudio y ocio para estos dos meses.

 

¿Qué hacer cuando los padres son autoritarios?

autoritario1
Imagen extraída de: http://www.problemasdeconducta.pe/wp-content/uploads/2015/11/autoritario1.jpg

Hola no sé si me explicaré bien el novio de mi hija tiene unos padres muy autoritarios creo que eso no se, es un niño con 20 años y no puede salir sin pedir permiso a ellos tiene que llegar a la hora que le dicen si no lo castigan el no les puede decir nada porque si no le quitan el móvil internet etc..le dicen que ellos mandan y se hace lo que ellos dicen da igual que tenga pareja ya que no puede ir a ningún sitio más lejos de su casa .no tiene libertad ninguna está estudiando y si suspende lo castigan sin ver a la novia yo ya no sé cómo actuar creo que ellos quieren que su hijo este siempre al lado suya y un niño bueno hombre con 20 años que se queda con su abuela cinco días a la semana para que la mujer no duerma sola eso es una cosa que pocos hacen con esa edad .el no se atreve a decir nada por el temor años castigos me gustaría averiguar si me podían ayudar gracias

Entiendo tu preocupación. Hay padres y madres que les cuesta entender que su hijo ya ha crecido, y que debe tener ya capacidad para tomar sus propias decisiones. Ignoro los antecedentes del chico, pero habría que estudiar si en el pasado tuvo problemas de conducta o si no atendía a los estudios. En algunos casos, cuando el chico mostrara una conducta inadecuada para ellos (para otros tal vez no era para tanto, es relativo), pues si no lo consideran lo suficientemente maduro, intentan tener control sobre su vida. He
conocido a padres que en esas circunstancias castigaban a su hijo de 20 años, no le dejaban tener tarjeta de crédito propia porque no lo consideraban maduro para ello, no le dejaban estudiar lo que quisiera, etc. Luego, en otros casos, si ha sido un chico que siempre ha sido obediente y fiel a sus padres, cuando alcanza la mayoría de edad, a los padres les cuesta que el hijo cambie esta actitud y al hijo igual, y hasta ha desarrollado un cierto miedo o dependencia hacia los padres.

En cualquiera de los casos, creo que es el chico quien debe tomar una decisión, sentarse y hablar con sus padres, y negociar nuevas normas de convivencia, adaptadas a los intereses de este chico. Puede contar con un mediador familiar para intentar llegar a un acuerdo. En todo caso, debe demostrar a sus padres que ya es lo suficientemente mayor como para tomar sus propias decisiones.

Mi hija ha intentado tocar las partes íntimas de su padre. ¿Qué debería hacer?

educacion-sexual
Imagen extraída de: http://omicrono.elespanol.com/wp-content/uploads/2015/04/educacion-sexual.jpg

Como te han dicho por aquí, necesitaría más información para poder ayudarte mejor. Entiendo que se trata de una niña pequeña. Es normal que a estas edades sientan curiosidad por el cuerpo humano. En este caso, su padre tiene una “colita” y unas “canicas” que le cuelgan, mientras que ella no. Puede interesarse por su forma, su tamaño, su textura y, además, por qué son diferentes a las de un niño de su edad. También me gustaría saber cuál era su estado emocional, si estaba sorprendida, o si se estaba riendo, por si a lo mejor las quería tocar para molestar sin ser consciente de lo desagradable que puede llegar a ser para otras personas.

Creo que estaría bien que hablarais los dos con vuestra hija y le preguntarais por qué ha hecho eso. Acercaos con tacto, sin gritarle y sin reírse de lo que os diga. Explicadle las diferencias entre un hombre y una mujer y por qué es así (sería introducirles a la educación sexual, siendo objetivos y no escondiendo la realidad), y por qué no se debe tocar las partes íntimas de otras personas. Sobre todo transmitid afecto y normalidad, que la niña no se asuste y no se traumatice con toda esta situación.