Mi hijo dice que es bisexual

bisexual
Imagen extraída de: http://www.zikepsicologia.com/2015/02/bisexualidad-mito-o-realidad.html

Mi hijo de 14 años nunca a tenido novia, sufre de bullying en toda la secundaria, es hijo único, muy sensible, no es sociable, buenas calificaciones, muy deportista.

Se burlan de él porque no tiene novia, y se volvió muy inseguro. Y puso él en las redes sociales que era bisexual. Decidimos hablar con él mi esposo y yo, le preguntamos directamente y dijo que sí, que le atraían los niños y las niñas. Le preguntamos: ¿has besado una niña? Y contesto que no. ¿Y a un niño? Y contestó ¡no! Y le dijimos, ¿entonces cómo sabes? Dijo desde poco tiempo.

Le pedimos que confiara, en nosotros, y que borrara eso de las redes sociales. Se molestó, lo borró, le dijimos que lo queríamos mucho y que podía confiar en nosotros… y quedamos en hablar otro día. No sabemos qué hacer. No sabemos si está confundido porque se ha sentido rechazado tantas veces… ¿Es la edad? ¿Las hormonas? ¿No sabemos qué hacer?

La identidad sexual es algo que se va reconstruyendo conforme el adolescente vaya teniendo experiencias. A medida que vaya leyendo, manteniendo diferentes tipos de relaciones sexuales, conociendo a personas, sintiendo emociones…ésta se irá reconstruyendo. No sé si su hijo está convencido o está confundido, eso es algo que tendrá que descubrir él mismo. Ignoro si fue sincero cuando le preguntasteis si alguna vez había besado a alguien, tal vez sintió mucha presión y le resultó violento (más si le dijisteis que borrara ese mensaje en sus redes sociales), por miedo a que os metierais en su vida. Es posible que esté confuso, pero meterle presión solamente perjudica las cosas, e ignoro si habitualmente él tenía confianza con vosotros para contaros todo.

Creo que lo mejor es permitir que vuestro hijo siga con sus relaciones sociales y que experimente con aquellos que desee y tenga interés. En cuanto tenga experiencias amorosas con otras personas, y comience a sentir algo más que amistad, pues que una vez que pruebe pues valore la experiencia. Es posible que su identidad sexual sufra muchas evoluciones, y confusiones, pero es lo normal a medida que vaya viviendo nuevas experiencias.

Lo mejor que podéis hacer es animarle a acudir a una persona que le aportará información sobre todo esto. Podéis buscar a un psicólogo o a un sexólogo, y que le asesore sobre estos temas y los cambios que experimentará en esta etapa de su vida, incluyendo en su identidad sexual, y que le ayude a superar cualquier tipo de confusión o desengaño que pueda sufrir en esta etapa. También es bueno que le enseñe educación sexual, para que cualquier acto que realice a corto, medio y largo plazo, lo realice de forma adecuada, además de entender sus sentimientos y ayudarle a distinguir entre amor, amistad o admiración.

Ante todo, no presionarle, dejar que viva experiencias y, si siente que se ha equivocado, pues apoyadle. Es normal, entra todo dentro de su proceso de aprendizaje.

¿Cómo ganarnos la confianza de nuestros hijos para que nos cuente las cosas?

padre-estricto-madre
Imagen extraída de: http://tipdiario.com/wp-content/uploads/comunicaci%C3%B3n.jpg

“Mi hijo de 11 años es muy reservado, no nos cuenta nunca nada ni sea bueno ni sea malo. Estamos hartos de repetirle que tiene que contarnos las cosas porque estamos para ayudarlo en lo que haga falta y darle consejo.

Hemos llegado a pensar en llevarlo a un psicólogo para que le enseñe a transmitir sus sentimientos. ¿Qué me recomiendan? ¿Tiene algún tipo de trastorno?”

No nos parece correcto que quiera obligarle a que cuente sus cosas. Lo único que hará es que se sienta incluso más incómodo, o incluso que desee no hacerlo para llevarles la contraria, aunque realmente tenga necesidad de hacerlo. Tampoco es suficiente la información que ha dado para que diagnosticarle un trastorno. Simplemente cada persona es un mundo, y los hay más extrovertidos, y los hay más introvertidos. Tal vez la pregunta clave sea la siguiente: ¿Por qué nuestro hijo no quiere contarnos las cosas?

Es posible que tengáis que ser vosotros los primeros en intentar ganaros la confianza de vuestro hijo. Sed más abiertos con él, contadle vuestras cosas, vuestras preocupaciones, pedirle consejo. Luego podéis poco a poco pedirle opinión sobre un tema de actualidad. Con 11 años, poco a poco ya va desarrollando su capacidad para reflexionar y tener un juicio crítico, así que debéis aprovecharlo. A medida que vaya ganando confianza, será capaz de contaros más cosas sobre él y su vida diaria. Si se siente a gusto con vosotros, todo irá mejor.

Habría, como he dicho antes, pensar por qué ahora no lo hace. Es posible que tema alguna consecuencia. Vuestro hijo será dentro de poco adolescente, y querrá tener más autonomía para tomar sus propias decisiones. Es posible que pueda tener miedo a contaros algo por alguna consecuencia que pueda sufrir, como que le prohibáis hacer algo que a vosotros os parezca inadecuado, o que le castiguéis si ha suspendido algún examen o ha tenido algún encontronazo con alguien, o simplemente que os enfadéis y le gritéis. ¿Recordáis si ha pasado algo similar antes, o algún conflicto en casa donde la resolución no fuese demasiado “dialógica”? Tal vez debáis empezar por esto, diciéndole que no vais a castigarlo ni prohibirle nada, que solamente le daréis consejos, pero que él será quien tome la decisión final. Esto a medida que vaya cogiendo confianza, pues lo tratais.

Adolescente retraída, distante y que pierde el control

adolescentes
Imagen extraída de: http://www.taringa.net/post/hazlo-tu-mismo/16235776/10-trucos-para-hacer-que-tus-hijos-te-obedezcan-sin-esfuerzo.html

“Hola, me llamo (…) y quería hacerles una pregunta acerca de mi hija de 16 años. Desde que ha entrado en la adolescencia su carácter se ha vuelto retraído y distante.

Lo peor de todo es que cualquier conversación que intento tener con ella sobre cualquier tema sin importancia suele terminar en una discusión a gritos. Ella se pone cada vez más alterada y nerviosa y acaba perdiendo el control. El problema vino hace unos días, cuando, en una de esas discusiones, al final, me sacó de mis casillas y le amenacé con darle unos cachetes en el culo.

Entonces ella me desafió bajándose el pantalón del pijama y las bragas, y agachándose me dijo que lo hiciera si tenia valor. Yo le di una sonora palmada y la verdad es que mi hija se tranquilizó bastante. No sé si actué correctamente, ¿cuál es su opinión al respecto?”

La adolescencia es una etapa en la cual se sufren muchos cambios de humor y en la conducta. Los intereses evolucionan, y pueden no coincidir con los de los padres, y son más influenciables por sus relaciones sociales. Es posible que no quiera contar detalles de su vida por temor a que no les parezca bien a ustedes e intenten entrometerse en su vida. Puede querer tener libertad para tomar decisiones, y para eso prefiere mantener al margen a sus padres por miedo a que vuestras decisiones perjudiquen sus relaciones sociales. De ahí a que pueda ponerse muy nerviosa cuando intentas sacarle un tema que a ella le puede agobiar por temor a que descubráis detalles que no quiere que descubráis, o que no quiera que os metáis en su vida.

Personalmente, no actuó correctamente. De entrada, no debió amenazarle con ese tipo de castigo, resulta inadecuado para una persona de 16 años, pudiendo ser una humillación. Es más, con la sonora palmada que le dio, posiblemente se quedó tranquila por el estado de “schock” que sintió en ese momento. Pero por dentro puede sentirse humillada.

Intenta de nuevo dialogar, pidiéndole disculpas por lo ocurrido, e intentando decirle que estás muy preocupada por ella y que solamente quieres poder ayudarla en lo que necesite, y poder darle consejos, pero que ella no tiene por qué seguirlos. Solamente son consejos para ayudarla a reflexionar un poco sobre las decisiones que toma. Puedes, si quieres, contarle anécdotas de tu adolescencia, o si quieres que reflexione sobre una conducta, intenta ponerle alguna responsabilidad. Por ejemplo, que te ayude a hacer compras, o a limpiar la casa, o a hacer recados o cuidar a alguna persona, entre otros, que le ayude a madurar como persona. También puedes preguntarle si está disgustado con vosotros por alguna razón o si tiene miedo de algo, e intenta resolverlo y negociar las normas o mejorar las relaciones familiares a partir de actividades en familia. Poco a poco, para que así os vayáis acercando más mutuamente. Es importante que entre esas normas haya algunos deberes, tareas en las que debe ayudar, para que gane más autonomía y madurez. Con 16 años ya está capacitada para ayudaros en algunas tareas.

Si los problemas siguen, os recomendaría acudir a un mediador familiar que os ayude a resolver los conflictos y a dialogar más entre vosotros.

Resolver conflictos dentro de un grupo

conflicto-entre-los-amigos
Imagen extraída de: https://thumbs.dreamstime.com/x/man-two-women-11472446.jpg

“Somos un grupo de amigos y a menudo hay conflictos entre nosotros que no pasan a mayores. Sin embargo ahora hay un grave problema entre una parte del grupo contra los otros. Quiero mediar y resolver este problema. ¿Cómo puedo hacerlo sin posicionarme? Somos todos amigos desde hace muchos años y sería una pena arruinarlo todo por un problema que tiene solución.

Estimado:

Te felicito por la iniciativa que tienes de querer salvar las relaciones de amistad del grupo.
Intentaré explicarte una técnica para fomentar el diálogo:

1) Reúne a todos los miembros del grupo en el salón de tu casa (ya que has tenido la iniciativa tú). Intenta que vayan todos, es importante.
2) Si no tienes una pizarra o algo similar, compra una cartulina de tamaño grande y ponla encima de una mesa.
3) Expón al grupo el problema que te ha surgido y que te preocupa. Di lo que piensas, que tienes miedo de que el grupo se separe y quieres ayudarlos a que solucionen su problema. Esto podrá animarles, sentarles bien y decidir intentar hacer un esfuerzo.
4) Analiza el problema. Que cada uno diga su punto de vista. Anota todo en la cartulina con un rotulador fino. Si el grupo está dividido en dos puntos de vista, crea una tabla que permita contrastar los dos puntos de vista. Todos deben participar, y si le cuesta hablar, animadle.
5) Buscad los puntos en común y los contrarios. Ayudará a ponernos de acuerdo.
6) En donde haya discrepancias, hay que intentar pensar una solución sensata al problema.

La cuestión es buscar una solución que pueda satisfacer a todos, en la mejor medida de lo posible. Si es un tema del cual uno al final no va a salir ganando, al menos ayudarle a reflexionar sobre lo sucedido y que entienda la postura del que va a salir “ganando”. La cosa es intentar que todos maduréis con esto y que, a pesar de todo, podéis seguir siendo amigos. Reflejar todo el proceso en el mural porque os ayudará a ir hacia atrás y plantear una solución al problema.

Es importante que habléis por turnos. Si quieres puedes repartir tarjetas para controlar el turno de palabra. Cada vez que alguien hable, debe entregar una tarjeta (dale tres a cada una, al menos por cada ronda de discusión). Controla que todos participen, se puede averiguar por el número de tarjetas que tenga. Otra medida sería empleando una botella que vaya girando uno a uno indicando el turno de palabra, y que haya una persona que te ayude a controlar el tiempo que tarda cada uno en exponer su punto de vista. Tú haces de anotador y moderador, y el otro te ayuda controlando el tiempo del turno de cada participante. Son técnicas de diálogo. Si lográis resolver el conflicto, iros a tomar algo por ahí y disfrutar del resto del día. Una cena de convivencia sería lo ideal, sobre todo si vosotros mismos lo cocináis todo, aunque si no es posible por no tener nadie un piso propio (ignoro si sois adolescentes o jóvenes o adultos), pues reservad un sitio para cenar, aunque sea en un restaurante chino. Y luego a salir por ahí.

Un cordial saludo y mucha suerte, campeón.

¿Qué hacer cuando descubres a tu padre mirando pornografía?

Red-Haired Girl with Upward Braids and Look of Surprise
Imagen extraída de: https://growthhunters.files.wordpress.com/2013/08/nic3b1a-sorprendida.jpg

Mi papa me dijo que cambiara su foto de perfil de Facebook y luego al entrar en internet mi papa estaba viendo pornografía y yo me hice a la loca pero ahora no puedo aguantar más. Soy muy joven y no sabía que eso era hacer el amor y estoy traumada. ¡Ayúdenme, ayúdenme, por favor!

Estimada:

No es necesario que te alteres por esta situación, porque lo que hace tu padre es algo muy natural. Sinceramente no es considerado “hacer el amor” ver pornografía, aunque se masturbe viendo las escenas. Es posible que tu padre necesite experimentar nuevas sensaciones, y por eso recurre a la pornografía. Pero tranquila, que vea pornografía y se masturbe no quiere decir que no quiera a madre ni tampoco que le esté siendo infiel. Tu padre tiene necesidades como las que tienen todas las personas, y también puede sentir curiosidad por esos temas. Lo que pasa es que, posiblemente, le dé vergüenza reconocerlo o que sus seres queridos se enteren de ello. Ten en cuenta que es algo demasiado íntimo.

Puesto que estás muy preocupada, puedes optar por ir a hablar con él. Dile la verdad, que le pillaste viendo pornografía en Internet y que en ese momento no te atreviste a comentarle nada. Dile lo que sientes al respecto, pero piensa también en que él tiene derecho a su intimidad. Si acaso pregúntale por lo que siente. Si considera que tiene necesidades afectivas y sexuales, tal vez podrías animarle a que hablase con tu madre sobre el tema. Este tipo de situaciones, cuando se hablan y se reflexionan, pueden servir para fortalecer las relaciones de pareja.

Espero haberte ayudado. Un cordial saludo.

¿Qué hacer cuando la madre es más permisiva que el padre con los hijos?

Padres que no se ponen de acuerdoMi mujer es muy permisible en la crianza de mis hijas y son estas las que gobiernan mi casa y disponen. Parece que son ellas la madre. Mi mujer se niega a cambiar por temor a perder el cariño de mis hijas y a las reacciones que estas puedan tener con chantajes emocionales y agresiones verbales. ¿Cómo hacerle comprender a mi mujer que debe ocupar su lugar?

Estimado:

Ciertamente, la situación que hay en tu casa debe tomar un giro cuanto antes. A cuanto más tarde lo hagas, será peor. Tienes que intentar hablar con tu mujer para que se dé cuenta de cómo sus propias hijas, lamentablemente, se están aprovechando de su amabilidad y de su aprecio. Debe darse cuenta de que ese comportamiento puede pasarle factura en un futuro cuando lo terminen aplicando en el trabajo o con la familia de sus respectivas parejas, si se diera el caso. Intenta hacerle ver que sus hijas no van a madurar si al final se les consiente todos sus caprichos y su forma de actuar en cada momento. Hazle ver que ese comportamiento puede traerle consecuencias negativas en contextos diferentes al familiar. Y lo mismo digo si se diera el caso de que las llegase a sobreproteger de hacer ciertas actividades que ellas no desean hacer.

Sus hijas no van a dejar de quererla por dejar de ser “permisiva”. Lo que deberían ustedes de hacer es intentar negociar con ellas una serie de normas que se deben cumplir por todos. No se trata de ser autoritario con ellas, ni tampoco ser negligente. La idea es negociar esas normas de forma democrática, de forma que ellas participen y los padres puedan negociarlas de forma que sea lo más justo posible. Esas normas deberán ser firmadas por todos, e incluirán las consecuencias de no cumplir las normas por parte de todos, incluyendo los propios padres. Los padres negocian esas normas, pero deben ser firmes en el cumplimiento de esas normas.

Es probable que tus hijas, al principio, aborrezcan el nuevo sistema, aunque haya sido debatido y negociado, porque posiblemente no gozarán de la libertad que tenían antes y de que se les consienta todo como hasta ahora. Pero en un futuro sabrán agradecerlo, y lo pondrán en práctica cuando sean ellas las madres. Puedes comentarles esto, que es importante que ellas reflexionen sobre su conducta porque en un futuro sus futuras hijas pueden responderles igual, y que piensen entonces cómo se sentirían ellas si sus futuras hijas les chantajease emocionalmente. Para ayudarles a sentir empatía por su madre, te sugiero poner en práctica un juego de roles. En este caso, tus hijas serán el padre y la madre, y vosotros dos, tu mujer y tú, seréis los hijos de ella. Comportaos con ellas de la misma manera en que ellas se comportan con vosotros, a ver qué tal les sienta. Puede que les ayude a recapacitar.

Te deseo mucha suerte, ante todo insiste con tu mujer y tus hijas. Piensa que de mayores serán peores si se les consiente todo ahora.

Un cordial saludo.

Relajarse tras un duro día de trabajo

Estrés tras terminar de trabajarÚltimamente me noto como que estoy muchísimo más cansada de lo normal. Me acuesto tarde porque no puedo dormir (aunque me meto en la cama a las 22:30h) pero hasta las 3 o las 4 de la madrugada no puedo pegar ojo. Y me levanto a las 6.30…Es cierto que estoy pasando por una situación de mucho estrés en el trabajo porque mi compañera se fue y yo tengo que hacer frente a mi trabajo y al suyo durante unas tres semanas. Llevo solo 3 días y ya veo que mi sueño se resiente y me va la cabeza loca. ¿Hay algún truco para eliminar toda esta ansiedad? Necesito dormir y hacer una vida normal.

Estimada:

Posiblemente el estrés que tienes actualmente esté afectando a tu capacidad para relajarte y conciliar el sueño. ¿Te sucede esto precisamente desde que estás sola en el trabajo? ¿Te ha llegado a pasar anteriormente alguna vez?

Podrías intentar probar actividades que te ayudasen a relajarte y a desconectar. Cuando regreses del trabajo, haz un poco de deporte. Te permitirá relajarte, trabajar la respiración y desahogarte. Cuando termines, regresa a casa y date una ducha bien caliente. Ponte ropa cómoda o incluso un pijama, y pon música relajante (preferiblemente música de la naturaleza) en una habitación o en el salón. Túmbate boca arriba, y cierra los ojos. Ve imaginando esa naturaleza a raíz de los sonidos que escuchas, y mientras date masajes en la cabeza, en los hombros y en los pies. Respira profundamente mientras haces todo esto, y a la vez aprieta los puños, arruga la frente y estira todo el cuerpo. Expulsa todos los gases intestinales que tengas acumulados, con todas tus fuerzas, ya que debes sentirte relajada. Si vives con alguien, pídele que te dé un masaje en la espalda con aceites especiales.

Cuando termines, cena algo ligero, como fruta fresca, y haz actividades relajantes como leer un libro, escribir, pintar, dibujar…No hagas actividades excitantes como ver una película de suspense o un partido de fútbol, porque te pondrán nerviosa. Las dos horas antes de acostarte debes intentar estar relajada. Cuando llegue el momento, acuéstate. Con el paso del tiempo, pueden hacerte efecto estas sencillas técnicas. Nunca tomes medicamentos sin el consentimiento de un médico, mejor ni lo pienses.

Espero que todo vaya a mejor. Un cordial saludo.