Adolescentes que participan en juegos peligrosos o inadecuados

juegos
Imagen extraída de: archivo.elcomercio.pe/sociedad/lima/conoces-algun-parque-juegos-mal-estado-mandanos-tus-fotos-noticia-1630730

Buenas, soy madre de dos chicas de 14 y 16 años y estamos pasando unos días en un chalet cerca de la playa de la familia de mi hermana, que tiene otra hija de 15 años. Llevamos unos días solas mi hermana, las tres chicas y yo.

Desde hace unos días nuestras hijas han empezado a salir con otras adolescentes de la urbanización. Sus amigas han empezado a venir bastante al chalet. Lo único que hacían era subir una habitación del piso de arriba, y estar horas y horas encerradas. De vez en cuando se les oía reír a carcajadas.

No hemos podido saber que hacían hasta ayer mismo, cuando accidentalmente mi hermana entró en el baño mientras nuestras hijas se duchaban, y vio como a las tres les faltaba parte del vello púbico, como si se los hubiesen arrancado a tirones. Así hemos podido averiguar que jugaban a un juego de cartas, en el que cuando perdían, tenían que arrancarse una parte del vello púbico.

Mi hermana se ha enfadado muchísimo, y les hemos rasurado lo que les quedaba de vello a las tres para terminar con el juego.
Ahora me parece que igual hemos sido demasiado duras con ellas. A mí me parece que son cosas relativamente normales a su edad, pero mi hermana le parece demasiado extraño. ¿Cuál es su opinión?”

Entiendo vuestra preocupación y cómo os habéis sentido cuando visteis a vuestras hijas con el vello púbico arrancado. Entiendo también vuestra reacción, pero es importante que habléis con ellas sobre el tema. Hoy ha sido esto, pero en un futuro puede ser otro tipo de juego donde el perdedor deba hacer algún tipo de reto. La idea es que habléis con ellas sobre los motivos por los que aceptan participar en estos juegos, si se sienten bien haciendo esto, si disfrutan, si esas chicas realmente valen la pena y se preocupan por ella o solamente viene para jugar a ese juego, si esas chicas son realmente amigas suyas y tratan a vuestras hijas con respeto, etc., así como las consecuencias de llevar a cabo esos castigos u otros similares para su salud. Sobre todo deben distinguir entre dignidad y diversión, Si alguien le obliga a hacer algo indigno o simplemente que no le parezca bien o no le guste, y ellas lo hacen por caer bien, hay que valorar si realmente vale la pena.

Es importante que escuchéis a vuestras hijas, conozcáis su punto de vista de todo y empatizar, recordando si es necesario vuestra infancia y adolescencia. Analizar errores cometidos por vosotras en el pasado y lo que pensáis ahora de lo que hicisteis, así como darle pautas para responder ante cualquier tipo de chantaje o provocación. Estas conductas habría que trabajarla en casa o en la consulta de un especialista, es bueno que aprendan las conductas alternativas en vez de dar por hecho que serán capaces de hacerlo por sí solas.

No deberíais castigarles, simplemente pueden haber cometido un error, y para evitar volver a cometerlo, sería importante conocer o disponer de gente madura y de confianza que pueda hablarles y tratarlas con respeto, así como ayudarles a reflexionar.

Anuncios

Mi hija está empezando a fumar porro. ¿Qué podría hacer?

cannabis
Imagen extraída en: http://www.gentevalencia.com/noticias/wp-content/uploads/2014/01/cannabis.jpg

Estimada:

Ahora es el momento de comenzar a hablar con él para evitar que vaya a más. Vamos a intentar primero utilizar métodos educativos antes de pasar a mayores. Te sugiero lo siguiente:

1-Antes que nada, tienes que dialogar con él sobre por qué lo hace. No es lo mismo que lo haga por sentirse solo o deprimido, que hacerlo por “integrarse” dentro de un grupo de jóvenes con los que quiere salir y socializar. En ese caso, habría que trabajar el aspecto psicológico de su hijo y las relaciones sociales como una forma de prevenir que el asunto vaya a más. Posiblemente haya que trabajar su autoestima.

2-Darle toda la información posible sobre las sustancias que consume en los porros (me imagino que cannabis), así como sus consecuencias para la salud a corto, medio y largo plazo.

3-Buscar casos reales de personas que han sido adictas a las drogas y en especial al cannabis, y las consecuencias que éstas han tenido para su vida.

3-Ayudarle a buscar actividades de ocio alternativas, sobre todo aquellas que le permitan conocer a diversa gente con la que pueda compartir gustos e intereses y que no giren en torno a las drogas. Esto podría a su vez aumentar su autoestima y autoconcepto.

Si llegase a tener dificultades para dejarlo, entonces les recomiendo acudir a un centro psicológico especializado en la prevención e intervención ante las drogodependencias, donde podrá recibir terapia, incluso grupal, para esto.

Un cordial saludo y suerte.

Niño de Educación Infantil con mal comportamiento pero buen rendimiento en tareas complejas

conducta-infantil
Imagen extraída de: http://www.guiainfantil.com/uploads/educacion/conducta-p.jpg

Buenos días, tengo un hijo de tres años que está en primero de infantil, su comportamiento en el colegio es muy malo, sólo se relaja cuando le ponen tareas complicadas.
En casa hemos conseguido controlar su mal comportamiento, poniéndole fichas de ejercicios que estimulen su inteligencia, con lo que hemos conseguido que esté completamente tranquilo.
En el colegio, sigue muy portándose mal, cuando utilizan plastilina para hacer el número 1 el hace bolas y la tira, tira arena en el patio, hace jaleo cuando la profesora va a leer un cuento para que los niños se relajen, no permanece quieto en las filas de entrada a la clase, cuando ve a un niño haciendo algo mal, quiere explicarle a la fuerza cómo se hace de manera correcta, etc.
Me he planteado la hiperactividad, pero la cuestión es que es un niño que se concentra muy bien con lo que le gusta y es el que mejor hace los ejercicios de la clase, de hecho, lo que realmente me planteo es que se aburre y de ahí su mal comportamiento y explico por qué;
– En el colegio están aprendiendo el número uno y el ya sabe perfectamente contar hasta el 20.
– Están aprendiendo un color y él conoce ya todos los comunes.
– Hacen puzzles de entre 4 y 6 piezas y él los hace sin ayuda de 60.
– Es completamente autónomo,él quiere entrar directamente al aula, sin esperas y hacer todas las cosas sólo, porque se considera capaz y el resto de los niños, necesita que le hagan todas las cosas.
– Sin que nadie le haya dicho nada, él mismo dice que es el más grande, el más fuerte y el más listo.
– Cuando se junta con otros niños quiere llevar la voz cantante siempre.
– No quiere jugar con niños de su edad, sólo con niños mayores, porque los considera bebés.
– Necesita que le expliquen todas las respuestas que le des, no le vale el PORQUE LO DIGO YO, O EL PORQUE SÍ, en el momento del día que le des una respuesta sin razonar, ya lo pierdes por una hora y a veces hasta para todo el día.

La profesora nos ha dicho que no puede mandarle ejercicios más difíciles que a los demás, porque no puede descuidar a los otros 17 niños para atenderlo a él, y lo veo lógico.
Estamos desesperados y si alguien nos puede decir qué le pasa y qué podemos hacer, porque para hacerle algún tipo de prueba es muy pequeño y la verdad es que todos los días te digan cuando lo vas a recoger al colegio, tu hijo se ha portado mal y no poder hacer nada para cambiar la situación.”

Estimado:

Es posible que su hijo pueda tener altas capacidades intelectuales, aunque a su vez es cierto que es difícil diagnosticar a un niño tan pequeño. Hay niños/as con altas capacidades que, cuando los contenidos que se trabajan en el aula no le estimulan, se aburre y comienza a tener un mal comportamiento. El problema es que a la larga puede suponer no implicarse en los estudios y estancarse, y al final poder acabar en fracaso escolar, así como posibles problemas con los compañeros/as que también afecten a su rendimiento.

Podrían llevarlo a un centro de atención temprana para que lo valoren, e incluso le hagan unas pruebas adaptadas a su edad, pero con el objetivo de tener una orientación para valorar cómo estimular las potencialidades de su hijo y atender sus necesidades, pero luego cuando cumpla seis años deberá ser valorado de nuevo, para así valorar si requiere de alguna medida de flexibilización o de enriquecimiento curricular, como una adaptación curricular adaptada para niños y niñas con altas capacidades intelectuales.

En cuanto a la conducta de su hijo, a pesar de su capacidad, no debe ser nunca subestimada. No deben consentirle esa conducta a pesar de todo. Les recomiendo dialogar con él sobre su comportamiento y las consecuencias de sus actos, partiendo de su capacidad de razonamiento para esa edad, así como negociar con él una serie de normas y las consecuencias de no cumplirlas así como de cumplirlas. Pueden firmar un contrato conductual e incluso iniciar, si lo estiman necesario, un programa de economía de fichas, donde le otorguen puntos por cada día que ejecute bien la conducta a trabajar. Si consigue 5 puntos, podrá optar a una recompensa, que deberá ser una actividad social a hacer en familia (nada de regalos materiales), la que él desee o le estimule, siempre que entre dentro de sus posibilidades. Luego a la próxima le exigen 8, luego 12…y poco a poco hasta que llegue a 30 ó 40 y ya haya asimilado la conducta. Si un día no cumple con su conducta, deberá reparar el daño causado así como no recibir punto ese día. No le quiten los puntos ganados, ya que se frustraría y abandonaría el programa. Eso sí, todo lo que negocien con él, debe estar justificado.

Y por supuesto, sean un modelo a seguir para él. Lleven ustedes a diario la conducta que ustedes deseen trabajar en su hijo, eviten recurrir a los gritos o a los azotes o contradecirse en la conducta que ustedes deseen que su hijo lleve a la práctica. Hablen con su maestra de todo esto para que coopere junto a ustedes.

Espero haberle ayudado. Un cordial saludo y ánimo.

Mi hijo se aburre en clase y no le gusta el colegio (Educación Infantil)

aburrido
Imagen extraída de: https://muminai.files.wordpress.com/2010/09/clase2.jpg

“Resulta que la etapa de infantil la empezó en otro colegio, se adaptó muy bien, le gustaba e iba contento. Desde que este año se le cambió de colegio por motivos de trabajo no tiene el mismo interés por el colegio ni por las tareas.

Dice que es muy aburrido y se cansa. Pero resulta que en su clase no es el único. ¿Puede ser falta de motivación? ¿Será por mi hijo o por qué?”

Los cambios siempre suelen ser duros. Es posible que tu hijo estuviese adaptado al otro colegio en el sentido de que la metodología de clase era más divertida y dinámica, basada más en el juego. Ahora este año puede que en su nuevo colegio se siga una metodología más tradicional, más de elaborar fichas continuamente, y puede que esto no le motive. Pueden también influir otros factores, como el salto de un curso a otro, ya que a partir de 5 años ya poco a poco deben aprender a leer y a hacer más fichas de lectura, y es normal que ahora las actividades sean menos lúdicas.

Podrías hablar con sus maestros, para que valoren el rendimiento de tu hijo, y expliquen qué tal se lleva con sus compañeros/as de clase. Es importante valorar todo, ver si a lo mejor hay algún factor que influye, como unas relaciones sociales no muy positivas con sus compañeros, e incluso alguna que otra regañina que reciba por parte de sus maestros. Con todo, es posible que haya falta de motivación, no se puede descartar, pero es conveniente hablarlo e investigar. Estaría bien que intentaras preguntarle a tu hijo qué le gustaba de su antiguo colegio y qué no le gusta del nuevo, para hallar la situación. En el caso de que sea la metodología, tu hijo debe saber que posiblemente a partir de ahora no sea todo tan lúdico como antes, pero tú puedes intentar motivarle acerca de lo importante que será para él estudiar e ir al colegio, para su futuro, y en casa luego puedes intentar jugar a juegos didácticos con él, para seguir estimulándole.

Mi pareja ve pornografía a escondidas

Adicción-al-porno
Imagen extraída de: http://cdn7.larepublica.pe/sites/default/files/styles/img_620/public/imagen/2015/07/20/Noticia-16713-porno.jpg

“He descubierto hace algún tiempo que mi pareja ve porno a diario y a escondidas. Suele hacerlo siempre que se echa a siesta, aprovecha para meterse el móvil a la habitación y ver vídeos pornos todos los días. Lo he descubierto revisando su historial de búsquedas, pero no lo sabe, pues tendría que descubrirme que le he revisado el móvil. A mi esto me molesta muchísimo, me parece que es un cerdo, porque la relación sexual que tenemos es buena y satisfactoria sobretodo para él. Yo no sé cómo abordarlo, si se lo digo me descubre y encima va a seguir haciéndolo siempre que quiera y mintiéndome acerca de ello y si no de lo digo, me está creando tal malestar que ya no soy capaz de mirarlo igual, me parece repugnante que todos los día tenga que ver lo, como si fuera un relajante muscular. Vamos no se que pensar, ni que hacer. Por favor ayúdenme.”

¿Por qué piensas que es malo lo que hace tu marido? ¿Por qué tu marido ve pornografía? ¿Has llegado a ponerte en su lugar y plantearte por qué ve pornografía? El hecho de ver pornografía no quiere decir que no esté satisfecho contigo a nivel sexual. Es simplemente que puede tener curiosidad por las experiencias sexuales que viven los protagonistas y sentir diferentes emociones. Podrías hablar con él acerca de las emociones que siente cuando ve pornografía, y qué es lo que más le gusta de ella, e incluso pedirle si algún día podríais ver juntos alguna película pornográfica. Tras la experiencia, opina lo que has sentido.

Este ejercicio que te propongo es para que trabajes la empatía, y así poder entender cómo se siente tu pareja. Este tipo de experiencias pueden incluso mejorar vuestra vida sexual. Podéis incluso aplicar lo que veáis en esas películas en vuestras prácticas sexuales y salir todos ganando.

Mi hijo dice que es bisexual

bisexual
Imagen extraída de: http://www.zikepsicologia.com/2015/02/bisexualidad-mito-o-realidad.html

Mi hijo de 14 años nunca a tenido novia, sufre de bullying en toda la secundaria, es hijo único, muy sensible, no es sociable, buenas calificaciones, muy deportista.

Se burlan de él porque no tiene novia, y se volvió muy inseguro. Y puso él en las redes sociales que era bisexual. Decidimos hablar con él mi esposo y yo, le preguntamos directamente y dijo que sí, que le atraían los niños y las niñas. Le preguntamos: ¿has besado una niña? Y contesto que no. ¿Y a un niño? Y contestó ¡no! Y le dijimos, ¿entonces cómo sabes? Dijo desde poco tiempo.

Le pedimos que confiara, en nosotros, y que borrara eso de las redes sociales. Se molestó, lo borró, le dijimos que lo queríamos mucho y que podía confiar en nosotros… y quedamos en hablar otro día. No sabemos qué hacer. No sabemos si está confundido porque se ha sentido rechazado tantas veces… ¿Es la edad? ¿Las hormonas? ¿No sabemos qué hacer?

La identidad sexual es algo que se va reconstruyendo conforme el adolescente vaya teniendo experiencias. A medida que vaya leyendo, manteniendo diferentes tipos de relaciones sexuales, conociendo a personas, sintiendo emociones…ésta se irá reconstruyendo. No sé si su hijo está convencido o está confundido, eso es algo que tendrá que descubrir él mismo. Ignoro si fue sincero cuando le preguntasteis si alguna vez había besado a alguien, tal vez sintió mucha presión y le resultó violento (más si le dijisteis que borrara ese mensaje en sus redes sociales), por miedo a que os metierais en su vida. Es posible que esté confuso, pero meterle presión solamente perjudica las cosas, e ignoro si habitualmente él tenía confianza con vosotros para contaros todo.

Creo que lo mejor es permitir que vuestro hijo siga con sus relaciones sociales y que experimente con aquellos que desee y tenga interés. En cuanto tenga experiencias amorosas con otras personas, y comience a sentir algo más que amistad, pues que una vez que pruebe pues valore la experiencia. Es posible que su identidad sexual sufra muchas evoluciones, y confusiones, pero es lo normal a medida que vaya viviendo nuevas experiencias.

Lo mejor que podéis hacer es animarle a acudir a una persona que le aportará información sobre todo esto. Podéis buscar a un psicólogo o a un sexólogo, y que le asesore sobre estos temas y los cambios que experimentará en esta etapa de su vida, incluyendo en su identidad sexual, y que le ayude a superar cualquier tipo de confusión o desengaño que pueda sufrir en esta etapa. También es bueno que le enseñe educación sexual, para que cualquier acto que realice a corto, medio y largo plazo, lo realice de forma adecuada, además de entender sus sentimientos y ayudarle a distinguir entre amor, amistad o admiración.

Ante todo, no presionarle, dejar que viva experiencias y, si siente que se ha equivocado, pues apoyadle. Es normal, entra todo dentro de su proceso de aprendizaje.

¿Cómo ganarnos la confianza de nuestros hijos para que nos cuente las cosas?

padre-estricto-madre
Imagen extraída de: http://tipdiario.com/wp-content/uploads/comunicaci%C3%B3n.jpg

“Mi hijo de 11 años es muy reservado, no nos cuenta nunca nada ni sea bueno ni sea malo. Estamos hartos de repetirle que tiene que contarnos las cosas porque estamos para ayudarlo en lo que haga falta y darle consejo.

Hemos llegado a pensar en llevarlo a un psicólogo para que le enseñe a transmitir sus sentimientos. ¿Qué me recomiendan? ¿Tiene algún tipo de trastorno?”

No nos parece correcto que quiera obligarle a que cuente sus cosas. Lo único que hará es que se sienta incluso más incómodo, o incluso que desee no hacerlo para llevarles la contraria, aunque realmente tenga necesidad de hacerlo. Tampoco es suficiente la información que ha dado para que diagnosticarle un trastorno. Simplemente cada persona es un mundo, y los hay más extrovertidos, y los hay más introvertidos. Tal vez la pregunta clave sea la siguiente: ¿Por qué nuestro hijo no quiere contarnos las cosas?

Es posible que tengáis que ser vosotros los primeros en intentar ganaros la confianza de vuestro hijo. Sed más abiertos con él, contadle vuestras cosas, vuestras preocupaciones, pedirle consejo. Luego podéis poco a poco pedirle opinión sobre un tema de actualidad. Con 11 años, poco a poco ya va desarrollando su capacidad para reflexionar y tener un juicio crítico, así que debéis aprovecharlo. A medida que vaya ganando confianza, será capaz de contaros más cosas sobre él y su vida diaria. Si se siente a gusto con vosotros, todo irá mejor.

Habría, como he dicho antes, pensar por qué ahora no lo hace. Es posible que tema alguna consecuencia. Vuestro hijo será dentro de poco adolescente, y querrá tener más autonomía para tomar sus propias decisiones. Es posible que pueda tener miedo a contaros algo por alguna consecuencia que pueda sufrir, como que le prohibáis hacer algo que a vosotros os parezca inadecuado, o que le castiguéis si ha suspendido algún examen o ha tenido algún encontronazo con alguien, o simplemente que os enfadéis y le gritéis. ¿Recordáis si ha pasado algo similar antes, o algún conflicto en casa donde la resolución no fuese demasiado “dialógica”? Tal vez debáis empezar por esto, diciéndole que no vais a castigarlo ni prohibirle nada, que solamente le daréis consejos, pero que él será quien tome la decisión final. Esto a medida que vaya cogiendo confianza, pues lo tratais.