Estudiar psicología con casi 29 años

Por qué se puede estudiar psicología con 29 años
Imagen extraída de: http://estudiarpsicologia.com/wp-content/uploads/2012/02/porque-estudiar-psicologia.jpg

Hola, quería un poco de consejo. Tengo 28 años quiero hacer las pruebas de acceso a la universidad que es de un año y luego dedicarme a la psicología. No sé si soy muy mayor para hacerlo a mí me gusta mucho estudiar pero no es fácil para mi pues dejé mis estudios con 13 años por motivos personales y sólo cursé las pruebas de grado medio.
Me gusta mucho el tema de poder ayudar y de analizar ¿qué me pueden aconsejar?
Un saludo y gracias

Estimada:

No eres mayor para estudiar en la universidad, ni nadie lo es. Cuando yo estudié Psicopedagogía, en mi grupo había gente de 40, 50, 60…Y cuando estudié la carrera de Maestro, pues había gente que superaba los 40 años. Siempre se puede mejorar en la vida y cambiar de vida. Lo importante es que uno tenga ilusión y pasión por lo que hace. Aún eres joven, y tienes una larga carrera por delante.

Es posible que al principio tengas dificultades para recuperar los hábitos de estudio. Plantea todo esto como una carrera de fondo. Primero céntrate en las pruebas de acceso a la Universidad. Si sientes que necesitas reforzar tus técnicas de estudio (planificación, organización de la información, búsqueda de información, control de la ansiedad, etc.), hay muchos gabinetes psicopedagógicos que te pueden ayudar a mejorarlas, así como valorar si necesitas repasar o reforzar algunos conocimientos de algunas áreas. Luego, en la carrera, el primer año puede ser más teórico que práctico, pero a medida que avances podrás ir conectando todo lo que aprendas con todo lo aprendido. Te recomiendo, no obstante, como ya te dicen aquí, que vayas “calentando”. Podrías dedicarle un día a la semana a leer libros divulgativos sobre temas de psicología. Además de ganar unas nociones básicas de las que partir para cuando estudies la carrera, podrás descubrir si te gusta en general la carrera.

También en un gabinete psicopedagógico pueden ayudarte a conocer lo que se estudia en general en Psicología, así como las diferentes salidas profesionales de esta carrera. Es importante que las conozcas para saber si verdaderamente te gustaría ejercer al menos una de ellas.

A nivel de estudios, los hábitos de estudio que aprendas ahora te ayudarán para cuando comiences Psicología. Ya cuando estés en la carrera, ya nos centraremos en adaptarnos a ella. Poco a poco.

Un cordial saludo.

Anuncios

¿Cómo aprender a estudiar con 35 años?

Estudiar con más de 35 años
Imagen extraída de: http://www.ifp.es/system/files/posts/ifp-estudiar-35-anos-mas.jpg

Llevo años siendo incapaz de sentarme a estudiar, me distraigo fácilmente, aún sin distractores externos, o me duermo a los 20 minutos de haberme puesto a leer algo. Y si algún día tengo la suerte de estudiar algún tema, lo más probable es que al día siguiente ya no lo recuerde. Cierto es que durante la carrera nunca fui ordenada en los estudios, pero siempre he obtenido resultados buenos. Pero ahora Necesito estudiar porque llevo postergando ya varios años el presentarme a una oposición y cada día sólo logro estresarme al no poder hacerlo.
Gracias por sus consejos.

Estimada:

Es difícil retomar siempre los estudios, más si a lo mejor el sistema de estudio que te obliga la oposición no te estimula, o lo que te obliguen a estudiar y cómo hacerlo. Antes que nada, debes tranquilizarte e ir a tu ritmo, intentando poco a poco que éste sea mayor. Es posible que, en primer lugar, necesites revisar lo que tienes que estudiar y hacerte una planificación que te ayude a programar los temas que estudiarás cada mes, cuándo repasarás los primeros temas, y sobre todo valorar si comprendes lo que lees. Dices que al día siguiente no sueles recordar lo que has estudiado, así que tendríamos que valorar si realmente comprendes lo que lees, o estás intentando memorizar literalmente lo que dice sin comprenderlo o sin relacionar bien toda la información en torno a una idea concreta o a otras ideas que aparecen en el tema.

Hay gabinetes psicopedagógicos o academias que ofrecen sesiones para aprender a analizar un texto, extraer las ideas principales, organizar la información de forma visual y gráfica que permita relacionar las ideas principales según el tipo de materia o tema que se estudie, ayudarte a usar los recursos informáticos para complementar la información que estudies o aquello que no estudias, planificarte el trabajo a lo largo de la semana, prepararte para diferentes tipos de exámenes, actuar ante la ansiedad (si se diera el caso), etc. Podrías acudir a uno para exponer tu caso y que te ofrezcan un plan de trabajo adaptado a tus necesidades.

Piensa que prepararse una oposición (en tu caso) es una carrera de fondo, donde cada día se debe avanzar un poco, y comenzando con tiempo acorde a lo que podremos necesitar.

Un cordial saludo.

Becas y ayudas para alumnos con necesidad específica de apoyo educativo. Curso 2017-2018

becas2Ya se ha abierto el plazo de presentación de solicitudes para las ayudas dirigidas al alumnado con necesidades específicas de apoyo educativo (NEAE), para el curso 2017-2018. El plazo de presentación se encuentra abierto desde el 13 de agosto de 2017 hasta el 28 de septiembre de 2017. La información se encuentra en la siguiente página:

http://www.mecd.gob.es/servicios-al-ciudadano-mecd/catalogo/general/educacion/050140/ficha/050140-2017.html

En la sección “Becas” encontrarás un resumen de las características de esta convocatoria.

Mi hijo se aburre en clase y no le gusta el colegio (Educación Infantil)

aburrido
Imagen extraída de: https://muminai.files.wordpress.com/2010/09/clase2.jpg

“Resulta que la etapa de infantil la empezó en otro colegio, se adaptó muy bien, le gustaba e iba contento. Desde que este año se le cambió de colegio por motivos de trabajo no tiene el mismo interés por el colegio ni por las tareas.

Dice que es muy aburrido y se cansa. Pero resulta que en su clase no es el único. ¿Puede ser falta de motivación? ¿Será por mi hijo o por qué?”

Los cambios siempre suelen ser duros. Es posible que tu hijo estuviese adaptado al otro colegio en el sentido de que la metodología de clase era más divertida y dinámica, basada más en el juego. Ahora este año puede que en su nuevo colegio se siga una metodología más tradicional, más de elaborar fichas continuamente, y puede que esto no le motive. Pueden también influir otros factores, como el salto de un curso a otro, ya que a partir de 5 años ya poco a poco deben aprender a leer y a hacer más fichas de lectura, y es normal que ahora las actividades sean menos lúdicas.

Podrías hablar con sus maestros, para que valoren el rendimiento de tu hijo, y expliquen qué tal se lleva con sus compañeros/as de clase. Es importante valorar todo, ver si a lo mejor hay algún factor que influye, como unas relaciones sociales no muy positivas con sus compañeros, e incluso alguna que otra regañina que reciba por parte de sus maestros. Con todo, es posible que haya falta de motivación, no se puede descartar, pero es conveniente hablarlo e investigar. Estaría bien que intentaras preguntarle a tu hijo qué le gustaba de su antiguo colegio y qué no le gusta del nuevo, para hallar la situación. En el caso de que sea la metodología, tu hijo debe saber que posiblemente a partir de ahora no sea todo tan lúdico como antes, pero tú puedes intentar motivarle acerca de lo importante que será para él estudiar e ir al colegio, para su futuro, y en casa luego puedes intentar jugar a juegos didácticos con él, para seguir estimulándole.

Mi pareja ve pornografía a escondidas

Adicción-al-porno
Imagen extraída de: http://cdn7.larepublica.pe/sites/default/files/styles/img_620/public/imagen/2015/07/20/Noticia-16713-porno.jpg

“He descubierto hace algún tiempo que mi pareja ve porno a diario y a escondidas. Suele hacerlo siempre que se echa a siesta, aprovecha para meterse el móvil a la habitación y ver vídeos pornos todos los días. Lo he descubierto revisando su historial de búsquedas, pero no lo sabe, pues tendría que descubrirme que le he revisado el móvil. A mi esto me molesta muchísimo, me parece que es un cerdo, porque la relación sexual que tenemos es buena y satisfactoria sobretodo para él. Yo no sé cómo abordarlo, si se lo digo me descubre y encima va a seguir haciéndolo siempre que quiera y mintiéndome acerca de ello y si no de lo digo, me está creando tal malestar que ya no soy capaz de mirarlo igual, me parece repugnante que todos los día tenga que ver lo, como si fuera un relajante muscular. Vamos no se que pensar, ni que hacer. Por favor ayúdenme.”

¿Por qué piensas que es malo lo que hace tu marido? ¿Por qué tu marido ve pornografía? ¿Has llegado a ponerte en su lugar y plantearte por qué ve pornografía? El hecho de ver pornografía no quiere decir que no esté satisfecho contigo a nivel sexual. Es simplemente que puede tener curiosidad por las experiencias sexuales que viven los protagonistas y sentir diferentes emociones. Podrías hablar con él acerca de las emociones que siente cuando ve pornografía, y qué es lo que más le gusta de ella, e incluso pedirle si algún día podríais ver juntos alguna película pornográfica. Tras la experiencia, opina lo que has sentido.

Este ejercicio que te propongo es para que trabajes la empatía, y así poder entender cómo se siente tu pareja. Este tipo de experiencias pueden incluso mejorar vuestra vida sexual. Podéis incluso aplicar lo que veáis en esas películas en vuestras prácticas sexuales y salir todos ganando.

Mi hijo dice que es bisexual

bisexual
Imagen extraída de: http://www.zikepsicologia.com/2015/02/bisexualidad-mito-o-realidad.html

Mi hijo de 14 años nunca a tenido novia, sufre de bullying en toda la secundaria, es hijo único, muy sensible, no es sociable, buenas calificaciones, muy deportista.

Se burlan de él porque no tiene novia, y se volvió muy inseguro. Y puso él en las redes sociales que era bisexual. Decidimos hablar con él mi esposo y yo, le preguntamos directamente y dijo que sí, que le atraían los niños y las niñas. Le preguntamos: ¿has besado una niña? Y contesto que no. ¿Y a un niño? Y contestó ¡no! Y le dijimos, ¿entonces cómo sabes? Dijo desde poco tiempo.

Le pedimos que confiara, en nosotros, y que borrara eso de las redes sociales. Se molestó, lo borró, le dijimos que lo queríamos mucho y que podía confiar en nosotros… y quedamos en hablar otro día. No sabemos qué hacer. No sabemos si está confundido porque se ha sentido rechazado tantas veces… ¿Es la edad? ¿Las hormonas? ¿No sabemos qué hacer?

La identidad sexual es algo que se va reconstruyendo conforme el adolescente vaya teniendo experiencias. A medida que vaya leyendo, manteniendo diferentes tipos de relaciones sexuales, conociendo a personas, sintiendo emociones…ésta se irá reconstruyendo. No sé si su hijo está convencido o está confundido, eso es algo que tendrá que descubrir él mismo. Ignoro si fue sincero cuando le preguntasteis si alguna vez había besado a alguien, tal vez sintió mucha presión y le resultó violento (más si le dijisteis que borrara ese mensaje en sus redes sociales), por miedo a que os metierais en su vida. Es posible que esté confuso, pero meterle presión solamente perjudica las cosas, e ignoro si habitualmente él tenía confianza con vosotros para contaros todo.

Creo que lo mejor es permitir que vuestro hijo siga con sus relaciones sociales y que experimente con aquellos que desee y tenga interés. En cuanto tenga experiencias amorosas con otras personas, y comience a sentir algo más que amistad, pues que una vez que pruebe pues valore la experiencia. Es posible que su identidad sexual sufra muchas evoluciones, y confusiones, pero es lo normal a medida que vaya viviendo nuevas experiencias.

Lo mejor que podéis hacer es animarle a acudir a una persona que le aportará información sobre todo esto. Podéis buscar a un psicólogo o a un sexólogo, y que le asesore sobre estos temas y los cambios que experimentará en esta etapa de su vida, incluyendo en su identidad sexual, y que le ayude a superar cualquier tipo de confusión o desengaño que pueda sufrir en esta etapa. También es bueno que le enseñe educación sexual, para que cualquier acto que realice a corto, medio y largo plazo, lo realice de forma adecuada, además de entender sus sentimientos y ayudarle a distinguir entre amor, amistad o admiración.

Ante todo, no presionarle, dejar que viva experiencias y, si siente que se ha equivocado, pues apoyadle. Es normal, entra todo dentro de su proceso de aprendizaje.

¿Cómo ganarnos la confianza de nuestros hijos para que nos cuente las cosas?

padre-estricto-madre
Imagen extraída de: http://tipdiario.com/wp-content/uploads/comunicaci%C3%B3n.jpg

“Mi hijo de 11 años es muy reservado, no nos cuenta nunca nada ni sea bueno ni sea malo. Estamos hartos de repetirle que tiene que contarnos las cosas porque estamos para ayudarlo en lo que haga falta y darle consejo.

Hemos llegado a pensar en llevarlo a un psicólogo para que le enseñe a transmitir sus sentimientos. ¿Qué me recomiendan? ¿Tiene algún tipo de trastorno?”

No nos parece correcto que quiera obligarle a que cuente sus cosas. Lo único que hará es que se sienta incluso más incómodo, o incluso que desee no hacerlo para llevarles la contraria, aunque realmente tenga necesidad de hacerlo. Tampoco es suficiente la información que ha dado para que diagnosticarle un trastorno. Simplemente cada persona es un mundo, y los hay más extrovertidos, y los hay más introvertidos. Tal vez la pregunta clave sea la siguiente: ¿Por qué nuestro hijo no quiere contarnos las cosas?

Es posible que tengáis que ser vosotros los primeros en intentar ganaros la confianza de vuestro hijo. Sed más abiertos con él, contadle vuestras cosas, vuestras preocupaciones, pedirle consejo. Luego podéis poco a poco pedirle opinión sobre un tema de actualidad. Con 11 años, poco a poco ya va desarrollando su capacidad para reflexionar y tener un juicio crítico, así que debéis aprovecharlo. A medida que vaya ganando confianza, será capaz de contaros más cosas sobre él y su vida diaria. Si se siente a gusto con vosotros, todo irá mejor.

Habría, como he dicho antes, pensar por qué ahora no lo hace. Es posible que tema alguna consecuencia. Vuestro hijo será dentro de poco adolescente, y querrá tener más autonomía para tomar sus propias decisiones. Es posible que pueda tener miedo a contaros algo por alguna consecuencia que pueda sufrir, como que le prohibáis hacer algo que a vosotros os parezca inadecuado, o que le castiguéis si ha suspendido algún examen o ha tenido algún encontronazo con alguien, o simplemente que os enfadéis y le gritéis. ¿Recordáis si ha pasado algo similar antes, o algún conflicto en casa donde la resolución no fuese demasiado “dialógica”? Tal vez debáis empezar por esto, diciéndole que no vais a castigarlo ni prohibirle nada, que solamente le daréis consejos, pero que él será quien tome la decisión final. Esto a medida que vaya cogiendo confianza, pues lo tratais.