Miedo a usar mis dispositivos móviles por temor a romperlos

rotomovil
Imagen extraída de: https://www.ticbeat.com/sim/asi-mueren-telefonos-moviles/

Llevo varios años con este problema. Tengo varios dispositivos electrónicos como un móvil, una tableta, un ordenador, un lector de libros electrónicos.
Quiero utilizarlos de una manera normal pero, al mismo tiempo, siento que no puedo hacerlo porque si los utilizo acabarán rompiéndose por el propio desgaste de los materiales (botones de inicio y volumen, el desgaste propio de la batería, pantallas que dejen de funcionar por el uso continuado y que llegan al final de su vida útil)
Odiaría que se rompieran y tuviera que tirarlos a la basura y comprar unos nuevos por las consecuencias medioambientales propias de la producción de nuevos dispositivos.
Es decir, quiero utilizar mis dispositivos, pero siento que no puedo porque se romperán inevitablemente si los utilizo. No se por qué, pero creo que mis dispositivos tienen que durar toda la vida, y me está creando problemas.

Sé que este miedo es ridículo y que los materiales se desgastan y llegan al final de su vida útil, pero aún así no puedo utilizar tanto mis dispositivos como quiero por este motivo.

¿Qué puedo hacer?

Sobre todo te hablo como usuario habitual de dispositivos electrónicos que este año ha tenido que realizar una renovación tecnológica. Entiendo tu miedo y tu preocupación por el medio ambiente. Personalmente creo que es una actitud digna de admiración. Lo único malo es cuando esta preocupación nos lleva a la obsesión, así que hay que intentar valorar posibilidades para lograr seguir conservando el medio ambiente a la vez que poder disfrutar de los dispositivos electrónicos.

Como bien sabrás, cada vez hay más contenedores de “punto limpio” donde puedes depositar tecnologías. Estos las llevan a centros donde reciclan sus materiales y a partir de ahí lograr obtener una nueva materia prima para poder fabricar nuevos productos. Esto es algo ecológico, puesto que favorece que no se agoten las materias primas. Es como cuando utilizas papel y lo tiras a contenedores azules, o cuando te tomas un batido y tiras el envase a este contenedor, o tirar botellas de vino usadas a un contenedor verde. Además, piensa que hay materiales que son inevitables gastar, como los cartuchos de tinta y tóneres de impresoras y fotocopiadoras. Te sugiero buscar información sobre estos procesos de reciclaje para así motivarte y reducir tus miedos. Ten en cuenta que estos dispositivos están programados para que en un tiempo determinado dejen de funcionar y te compres uno nuevo. Se llama “obsolescencia programada”. Yo, por ejemplo, hace unos días mi disco duro se averió, y como el teclado del ordenador portátil ya estaba fastidiado (usaba un teclado externo conectado), me compré un nuevo ordenador. Pienso reparar el otro portátil, pero me llevé un sofocón por el disco duro estropeado. Afortunadamente, por mi trabajo, realizo copias de seguridad constantes de todo lo que hago (¡sería una catástrofe perder todo de la noche a la mañana!). Te recomiendo igualmente esto para evitar perder todos los archivos que tengas en tus dispositivos, y aprender hábitos para su cuidado (por ejemplo, algo para proteger el móvil en caso de caída al suelo, que es algo habitual, o nunca usarlo en la cama por si te lo dejas ahí y apoyas sin querer el brazo, rompiendo la pantalla LCD, lo cual me pasó a mí con una tablet). Una cosa es no usar y otra usarlo pero tomando precauciones para evitar su rotura, es decir, aprender a cuidarlo.

¿Qué puedo hacer si mi hijo de 4 años es grosero y se enfada con frecuencia?

Imagen extraída de: http://www.paraelbebe.com/18-maneras-de-decir-no-de-forma-positiva/

Hola tengo un hijo de 4 años, es el único niño de la familia, sus primos ya son mayores de 15 años para arriba por lo que convive con adultos. Últimamente es muy grosero, se enoja fácilmente de cualquier cosa, y cuando se enoja y se frustra no escucha, no entiende razones y grita “cállate” y nos ha llegado a patear a mi esposo y a mi. Nunca le hemos pegado por qué no creo que sea la mejor opción pero ya no sé qué hacer para ponerle límites. Gracias.

Es posible que su hijo presente una tolerancia a la frustración muy baja, y la manifiesta a través de rabietas e ira. Es muy habitual en niños de su edad. Les sugiero llevar a cabo pautas como las siguientes:

1-Cuando empieza la rabieta, no le hagan caso. Si le hacen caso, lo que hacen es reforzar la rabieta. Le dejan solo y ya se calmará. Cuando se calme, pueden dirigirse a hablar con él.
2-Intenten mostrar empatía hacia los intereses de su hijo. No se trata de hacer lo que ellos dicen, pero intentad entender el motivo de su rabieta, explicarle por qué no es posible con palabras sencillas y negociar con él. Por ejemplo, si desea ir a jugar al parque y en ese momento no es posible, negociar el momento en que se irá al parque y prometedle que jugareis con él a algo que le guste. No ofrecerle regalos materiales, ya que eso es algo bastante superficial.
3-Si llega a pegaros, llevadlo a su cuarto y lo dejáis dentro unos 5-10 minutos. Le diréis que no os ha gustado nada que os haya pegado, y que no pensáis hablar con él hasta que se calme y pida perdón por lo que ha hecho. Una vez calmado, debéis enseñarle a comportarse, cómo pedir las cosas y qué tipo de conductas son las adecuadas y cuáles las no adecuadas.
4-En su cuarto o en el salón, colgar un cuadro elaborado con pictogramas o dibujos donde se reflejen las normas de conducta en positivo. Es decir, cómo tratar a sus padres, cómo pedir las cosas, la recogida de juguetes, etc. Esto ya dependerá de su comportamiento. Es importante centrarse más en las acciones a trabajar (ej: pedir permiso para coger algo) que en las conductas negativas a corregir (ej: no gritar).
5-Si es un niño con tendencia a ponerse muy nervioso, valoren qué estímulos son los que le provocan la ira y ayudarle a controlarlos y a resolver las situaciones que le ponen nervioso o que no resuelve de una manera socialmente adecuada. Enseñarle los pasos a seguir para afrontar todo ello y sed un ejemplo para vuestro hijo. Podéis interpretar la situación delante de él para que luego la repita (aprendizaje por modelado). También podéis dedicar un tiempo diario a realizar actividades de relajación y mindfulness.

Ve probando esto. Requiere tiempo y paciencia. Si no veis resultados, os recomendaría solicitar ayuda profesional.

Un cordial saludo.

A mi hijo pequeño le gusta el terror

niña-terror
Imagen extraída en: https://www.pinterest.es/pin/599189925392785192/

Buenas tardes. A mi hijo de 7 años le gusta todo lo terrorífico, personajes, imágenes, películas, etc. Lo que más me preocupa es que quiere ver imágenes donde sale mucha sangre, cortan cuellos, acuchillar y asustan, etc. Hay algo que me tranquiliza y es el que no me lo oculta y simplemente dice que le gusta el terror y que todo lo que pasa ahí no es verdad. Pero algunas son imágenes fuertes para un niño. Las ha visto por amigos mayores que tenia. Yo he tratado de prohibirse lo pero me doy cuenta que le crea más morbo. No se qué hacer. También le gusta dibujar pero dibuja solo cosas de terror y todos sus juegos últimamente están relacionados con esto.

La variedad de intereses y aficiones que un niño puede tener es muy diversa. Hay niños que son más sensibles que otros, y a algunos les puede afectar ver imágenes de terror y a otros no. ¿Desde cuándo comenzó a aficionarse al terror? ¿crees que hay algún familiar o persona que haya podido influir en ese sentido?

Una forma de analizar si esa afición está afectando a su comportamiento es a partir de valorar si su relación con los compañeros/as de clase, con su familia o su conducta en general ha cambiado desde que está aficionado al terror. Si compruebas que todo sigue igual, que en el colegio le va bien, que no tiene problemas de conducta, ni se encuentra con más ansiedad o un temperamento más fuertes, pues entonces no hace falta alarmarse. Ya llegado el momento, si reaccionase así, pues habría que intervenir. Te recomiendo hablar con sus maestros/as para recoger esta información.

Te sugiero que hables con tu hijo sobre esta afición, que intentes pasar tiempo con él disfrutando de esa afición y que le preguntes por qué le gusta, si le parece divertido, cuál es la imagen que más miedo le da, si sabe que todo lo que se ve es verdad o mentira…e incluso podrías fomentar la lectura leyendo cuentos de terror. Si acaso, para prevenir una “sobreexposición” a esos estímulos, te sugiero que compagine su afición con la participación en otras actividades, como la lectura, los deportes, salir a comer fuera, hacer maquetas juntos, etc.

Mi hija de 13 años ha cambiado

adolescente-cambia
Imagen extraída en: https://www.abc.es/familia/abci-si-tienes-adolescente-malhumorado-casa-sigue-estas-pautas-201704121412_noticia.html

Mi hija de 13 años era una niña dulce y buena y ahora se a convertido en una niña contestan le va fatal los estudios y cada tres por cuatro me llaman por su comportamiento ella se siente fracasada y dice que para qué va esforzarse si luego no le reconocen su esfuerzo a ella siempre le costo aprender y tuvo problemas en este cole los dos años que la cambie a otro para terminar la primaria los profesores se volcaron con ella y la animaron y subieron su autoestima ella a querido volver a este cole para hacer la eso en el cole que le fue mal al principio y hemos vuelto a lo mismo pero peor no se que hacer, ni que decirle ni como ayer me dijo que se quería morir que no tenia ganas de nada y me preocupa volver a caer en ese estado que le da todo igual.

Es normal que cuando uno entra en la etapa de la adolescencia surjan cambios en su conducta. Sus intereses y necesidades cambian, y muchas veces chocan con las normas que tiene implantada. Es por ello que llega un momento en que puede llegar a rebelarse o simplemente no acatar nada. Si además se encuentra desmotivada y tiene baja autoestima, puede llegar a compensarlo teniendo un comportamiento inadecuado en el colegio o haciendo todo esto como una forma de protesta ante su descontento con la situación actual.

Viendo su estado actual, recomendaría que hablaseis con su centro educativo para tomar medidas de apoyo educativo que puedan ayudarle así como otras dirigidas a tratar su conducta. En caso de que este colegio no le ayude en ese sentido, podrías plantear llevarla a su anterior centro.

En cualquier caso, te recomendaría solicitar ayuda psicológica y psicopedagógica para trabajar su autoestima, su conducta, las causas de su comportamiento, valorar si hace falta una mediación familiar y un consenso de normas, y además que le hagan un diagnóstico de sus necesidades educativas para llevar a cabo una intervención educativa ajustada a ellas y partiendo de sus potencialidades, ritmo y estilo de aprendizaje. Todo esto siempre trabajando de forma cooperativa con el centro educativo.

Mi hijo de 4 años dice a todo “NO”

nino-diciendo-no
Imagen extraída de: http://www.paraelbebe.com/18-maneras-de-decir-no-de-forma-positiva/

Mi hijo de 4 años se porta muy bien y obedece a todo en el colegio pero con nosotros es todo lo contrario. Todo le viene mal y a todo dice que no, vestirse, comer, lavarse, bañarse, irse a la cama, salir a la calle, volver a casa. Absolutamente todo. Esto genera continuas riñas con el y ya no se que puedo hacer diferente. He leído que puede ser que quiera llamar nuestra atención pero es que estamos con el, jugamos, lo llevamos a sitios. Sufre de adenoides y van a operarme y yo pienso que puede ser que este cansado continuamente al no descansar bien.

Son dos contextos diferentes. Vosotros sois sus padres, os tiene mucha confianza y sabe cómo vais a responder ante cualquier conducta. En su centro educativo puede que también sepa lo que puede pasar si su conducta es negativa, de ahí a que se comporte mejor. Es posible que su estado físico esté influyendo, pero no debe justificar nunca una mala conducta. Con respecto a los “no”, debéis actuar de manera que vea las consecuencias de sus actos. Por ejemplo:

-“No quiero comer“: Pues se queda sin comer, y cuando tenga hambre, no podrá comer nada hasta la siguiente comida en familia que se haga. En caso de que sea porque no le guste el plato, ved si podéis cocinarlo de una manera que le guste o acostumbradle a comerlo poco a poco alternando con algo que le guste).
-“No quiero vestirme“: Como sacarlo en pijama a la calle resulta humillante, se le puede vestir poniéndole encima la ropa, y si no le agrada, pues debe vestirse.
-“No quiero salir a la calle“: En esta situación, como no podrá quedarse solo (lograría su objetivo), se puede pensar en castigarle sin algo que le guste o haciendo algo que le desagrade (por ejemplo, fregar los baños).

En todo momento tenéis que alabarle cuando se porte bien, con abrazos y bonitas palabras, valorando que él es un chico inteligente y muy capaz. Solo en caso de que no haya manera de que cambie de conducta, se le castigará obligándole a hacer algo que no le agrada o dejándole sin algo que le guste durante ese día o un breve período de tiempo. Si veis que se pone a protestar por alguna cosa sin importancia o a faltaros el respeto, dejadle solo y decidle que no hablaréis con él hasta que se calme y deje de faltar el respeto. Cuando se calme, ya podéis acercaros a él.

Son solo algunas ideas. Si veis que tenéis dificultades, os recomiendo acudir a un psicólogo infantil. Nunca recurráis a la violencia física ni verbal. Si veis que se encuentra dolorido por su enfermedad, consoladle y decidle que él es un niño fuerte y que confiáis en que va a soportar este dolor y se va a enfrentar a ello.