¡Mi hijo de seis años no habla!

niño-no-hablaEl tiene 6 años y no habla, apenas y dice mamá, pide las cosas señalando o haciendo berrinche, se comporta de una forma muy imperativa, lanza cosas, salta, además de que golpea o te tapa la nariz, y aunque se le diga que no tenga ese tipo de comportamiento simplemente no hace caso, es como si no supiera que le están hablando, esto solo lo hace con familiares que conviven con el pues, con personas desconocidas y con otros niños se comporta de forma muy tímida y suele apartarse y quedarse solo, en su casa le pusieron la mala costumbre de estar viendo vídeos en YouTube todo el día, pues el la única forma en que pueden hacer que se quede quieto, este año ya debería a ver entrado a la primaria pero en ninguna lo aceptan porque no puede hablar y su madre no puede pagar por una escuela especial, desde hace dos años que está yendo a psicólogos, terapias pero nunca ven ninguna avancé, su mamá ya no sabe que hacer, el tiempo esta pasando y el niño sigue comportándose como un bebé.
En verdad quiero encontrar una formar de como ayudarlo, pero no puedo estar con el todos los días, me da tristeza que me sonría tan forma tan inocente y que si vida se siga pasando sin que se de cuenta.

Además de llevarlo al logopeda para que le realice un estudio, te sugiero lo siguiente:

1-No aceptéis que solo use frases de una sola palabra o gestos para conseguir lo que quiere. Si ve que con solo señalar algo con el dedo ya logra su objetivo, lo que hacéis es reforzar a que no use el lenguaje verbal. No hacedle caso e intentar pedirle que hable para pedir lo que desee. Y cuando quiera decir algo, intentar animarle a que use palabras, diciéndole amablemente: “me gustaría que me hablaras, así sabré mejor lo que
necesitas”. Si experimentáis algún avance, alabad su esfuerzo y reforzarlo.

2-Posiblemente su mala conducta sea debida a que quiere llamar la atención de vosotros para conseguir lo que desea, por ejemplo, ser el centro de atención de sus seres queridos. Con vosotros tiene más confianza al ser su familia y solo necesita llamar la atención de vosotros para satisfacer sus intereses. Cuando ejecute una mala conducta, no hacedle caso, no responderle, y tan solo hacedle caso cuando se porte bien o pare. En ese momento, le decís: “ahora que te estás portando bien y estás tranquilo, hablaré contigo“. Si veis que hay avances, alabad el esfuerzo y reforzarlo.

¿Qué tal se comporta en el colegio con sus compañeros/as de clase y con sus docentes? Es importante que estas pautas las apliquen en el colegio. Conviene que su tutor o tutora os aporte toda la información necesaria sobre su conducta en el colegio, llevadla al pediatra y que él os derive al logopeda clínico y, si lo viera oportuno, al psicólogo o psiquiatra de la unidad de salud mental más cercana. Podéis llevarlo a uno privado si queréis más urgencia y más sesiones a la semana, pero si estáis mal de dinero, acudid a la sanidad pública. Puede que haya alguna asociación que organice talleres logopédicos que podrían ayudarle.

Anuncios

¿Será mi hija capaz de resolver los conflictos que surjan de forma autónoma?

conflictos-niñosMira soy papá de una nena de 3 años que recién empezó a ir a un caif, a ella le a ido muy bien, pero la conozco y a veces observó cómo a ella le frustran las situaciones que no puede controlar, por ejemplo que otro niñ@ no comparta los juegos con ella, y lo que más me llamó la atención puntualmente de verla, fue: un niño hizo llorar a una nena, quitándole un juguete, ella la abrazo y dio un beso, esa niña 2 minutos más tarde le quitó a ella otro juguete, al verse molesta atino a morderse la mano y gritar, obvio no me contuve y la abrace pedí que se calme y le di un beso y la mandé jugar con otra cosa, pero cada vez que la dejaba sentía que ella me necesitaba por esas situaciones y no me gusta pensar en ello pero no puedo evitarlo, la pregunta puntual es cuál es la manera correcta de ayudar pero para que ella aprenda a resolver esas situaciones sin generarse ni generar a otros agresión de algún tipo, no sé si se entiende mucho lo que quiero saber pero es más o menos eso, desde ya muchas gracias.

La mejor manera de ayudar a tu hija es enseñándole pautas para resolver conflictos típicos que pueden experimentar los niños y niñas de 3 años. No debes nunca protegerla, sino enseñarle esas pautas que les ayuden a madurar, a mejorar sus habilidades sociales y a tener más confianza en sí misma. Esto repercutirá de manera positiva en su autoestima.

Te recomiendo hacer simulaciones con juguetes donde representéis escenas típicas que ha vivido en la escuela u otras que hayan podido ver en los dibujos animados de la televisión o en el parque. Los dos debéis interaccionar usando juguetes y representando el comportamiento ideal en cada juguete, según el contexto del conflicto. Luego debes ponerlo en práctica animando a tu hija a jugar en el parque con otros niños y niñas, controlando desde lejos que todo va bien, pero siempre dejando que ella pueda tener la oportunidad de emplear las estrategias que le has enseñado. Y por supuesto, su padre siempre debe ser el modelo a seguir para su hija, y debes evitar tener delante de ella conductas que no te gustaría que tu hija tuviese en el día a día, resolviendo los conflictos de la misma forma en que a ti te gustaría que los resolviera.

Si tienes constancia de que ha empleado estas estrategias, debes reforzarla alabando su comportamiento. Por el contrario, si compruebas que a pesar de todo ella ha llegado a reaccionar de manera inadecuada a un conflicto, pues tu hija debe recibir una consecuencia por su acto, que nunca debe ser un castigo físico (azotes en el culo y demás) porque estarías contradiciendo el mensaje que tú le quieres transmitir. La consecuencia puede ser que no pueda hacer algo que le agrade o que deba pedir disculpas y hacer algo por la otra persona, por ejemplo. Es algo que debes analizar.

Si tienes dudas, puedes ponerte en contacto con profesionales de la psicopedagogía y la psicología infantil, o hablar con los maestros y maestras de tu hija sobre este asunto. Seguro que pueden aportarte ideas y consejos para ayudaros a ti y a tu hija.

¿Qué medidas podemos tomar si nuestros hijos e hijas son rebeldes?

porque-los-adolescentes-son-tan-rebledes-1
Fuente: https://static.vix.com/

Tengo una hija de 18 años que esta muy rebelde: sale del instituto y luego se va a otro lado sin avisar, contesta de forma grosera pero sin lisuras, aun no ha empezado estudios superiores y quiere salir todos los fines de semana a pasear y dice que tiene derecho a salir, pero no cumple ni pone de su parte en los estudios.”

Es normal que a esta edad, habiendo cumplido la mayoría de edad, haya personas que sientan que ya tienen derecho a tomar sus decisiones sin que sus padres les controlen o les impongan lo que tienen que hacer en cada momento. Es decir, se sienten que, por edad, son libres de hacer lo que les plazca sin pensar en las consecuencias de sus actos y a veces puede fallar la empatía.

Es comprensible que una persona de su edad quiera disfrutar de su juventud y salir todos los fines de semana, lo cual no me parece mal, siempre y cuando haya cumplido con sus responsabilidades. Entiendo que su rendimiento académico no es el deseado dadas las exigencias de la etapa educativa en la que se encuentra (entiendo que está estudiando Bachillerato).

Creo que tendríais que reuniros con ella, intentando acercaros a ella amablemente y no haciendo caso a las reacciones groseras que pueda tener, porque si reaccionas con enfado a la primera, no lograrás conseguir hablar con ella y calmarla. Demostrad que estáis preocupados por su rendimiento y que entendéis que desee vivir su juventud y salir con sus amistades, pero que también debe cuidar sus responsabilidades. Lo ideal sería negociar un horario, donde se especifique el tiempo dedicado a los estudios y el tiempo dedicado al ocio. Podría por ejemplo librar los sábados por la tarde-noche y por la mañana estudiar, y el domingo, tras descansar por la mañana tras haber salido el sábado por la noche, dedicarlos a estudiar. Decidle que le dejaréis salir a donde quiera e incluso con un horario que a ella le agrade a cambio de poner de su parte en los estudios entre semana. Eso incluye que por las tardes tenga un horario para estudiar en casa y hacer los deberes. Valorad la posibilidad de contratar a un profesor o maestro (a ser posible con conocimientos de psicopedagogía) que todas las tardes le realice un seguimiento académico, le enseñe técnicas de estudio y le ayude con las materias que le cuestan más, entre otros. Podríais ofrecerle esto como una muestra de que queréis ayudarla y que invertiréis lo que haga falta para que ella pueda cumplir con sus responsabilidades académicos. Dejad claro que esto es una ayuda para que ella pueda lograr sus objetivos y poder a cambio disfrutar de su tiempo de ocio, y no un castigo.

Es cierto que lo ideal habría sido empezar antes y no cuando queda mes y medio de curso, pero al menos para conseguir lo que se pueda y, en el peor de los casos, llevarlo a cabo también durante el verano, ya entonces pactando los horarios de estudio y ocio para estos dos meses.

 

Padres con hijos adolescentes

“Mi hijo

chica-adolescente-ignorando-a-su-madre
Fuente: https://lamenteesmaravillosa.com

 de 11 años está muy rebotado y él no era así.”

 

Es normal que al comienzo de la adolescencia tu hijo experimente cambios en su conducta. Tiene ya desarrollada una suficiente capacidad reflexiva como para cuestionar las normas, o tener unas necesidades e intereses que posiblemente no sean adecuadas para vosotros pero para su punto de vista le parece correcto, independientemente de quién pueda tener mayor coherencia en su postura. Poco a poco vuestro hijo tendrá una mayor necesidad de ser más independiente, incluyendo a la hora de tomar decisiones, y le gustaría disponer de esa libertad para ello.

Como padres, vuestro deber es darle consejos partiendo de vuestra experiencia, pero dándole a entender que es él quien debe tomar la decisión, asumiendo las consecuencias de sus actos, tanto las positivas como las negativas (según y como se mire). En cuanto a las normas, conviene negociarles y llegar a acuerdos entre ambas partes, donde cada una asumirá las consecuencias de no cumplir las normas (incluyendo las de los padres).

En todo momento tenéis que emplear el diálogo para conversar con él, y llevar a cabo la empatía, tanto vosotros como enseñarla a vuestro hijo. Podéis pedir ayuda a profesionales para que os asesoren sobre cómo relacionarse con adolescentes y cómo afrontar todos los retos que aparecen con la adolescencia, así como estrategias para resolver conflictos de forma dialógica y pacífica.

Adolescentes que participan en juegos peligrosos o inadecuados

juegos
Imagen extraída de: archivo.elcomercio.pe/sociedad/lima/conoces-algun-parque-juegos-mal-estado-mandanos-tus-fotos-noticia-1630730

Buenas, soy madre de dos chicas de 14 y 16 años y estamos pasando unos días en un chalet cerca de la playa de la familia de mi hermana, que tiene otra hija de 15 años. Llevamos unos días solas mi hermana, las tres chicas y yo.

Desde hace unos días nuestras hijas han empezado a salir con otras adolescentes de la urbanización. Sus amigas han empezado a venir bastante al chalet. Lo único que hacían era subir una habitación del piso de arriba, y estar horas y horas encerradas. De vez en cuando se les oía reír a carcajadas.

No hemos podido saber que hacían hasta ayer mismo, cuando accidentalmente mi hermana entró en el baño mientras nuestras hijas se duchaban, y vio como a las tres les faltaba parte del vello púbico, como si se los hubiesen arrancado a tirones. Así hemos podido averiguar que jugaban a un juego de cartas, en el que cuando perdían, tenían que arrancarse una parte del vello púbico.

Mi hermana se ha enfadado muchísimo, y les hemos rasurado lo que les quedaba de vello a las tres para terminar con el juego.
Ahora me parece que igual hemos sido demasiado duras con ellas. A mí me parece que son cosas relativamente normales a su edad, pero mi hermana le parece demasiado extraño. ¿Cuál es su opinión?”

Entiendo vuestra preocupación y cómo os habéis sentido cuando visteis a vuestras hijas con el vello púbico arrancado. Entiendo también vuestra reacción, pero es importante que habléis con ellas sobre el tema. Hoy ha sido esto, pero en un futuro puede ser otro tipo de juego donde el perdedor deba hacer algún tipo de reto. La idea es que habléis con ellas sobre los motivos por los que aceptan participar en estos juegos, si se sienten bien haciendo esto, si disfrutan, si esas chicas realmente valen la pena y se preocupan por ella o solamente viene para jugar a ese juego, si esas chicas son realmente amigas suyas y tratan a vuestras hijas con respeto, etc., así como las consecuencias de llevar a cabo esos castigos u otros similares para su salud. Sobre todo deben distinguir entre dignidad y diversión, Si alguien le obliga a hacer algo indigno o simplemente que no le parezca bien o no le guste, y ellas lo hacen por caer bien, hay que valorar si realmente vale la pena.

Es importante que escuchéis a vuestras hijas, conozcáis su punto de vista de todo y empatizar, recordando si es necesario vuestra infancia y adolescencia. Analizar errores cometidos por vosotras en el pasado y lo que pensáis ahora de lo que hicisteis, así como darle pautas para responder ante cualquier tipo de chantaje o provocación. Estas conductas habría que trabajarla en casa o en la consulta de un especialista, es bueno que aprendan las conductas alternativas en vez de dar por hecho que serán capaces de hacerlo por sí solas.

No deberíais castigarles, simplemente pueden haber cometido un error, y para evitar volver a cometerlo, sería importante conocer o disponer de gente madura y de confianza que pueda hablarles y tratarlas con respeto, así como ayudarles a reflexionar.

Niño de Educación Infantil con mal comportamiento pero buen rendimiento en tareas complejas

conducta-infantil
Imagen extraída de: http://www.guiainfantil.com/uploads/educacion/conducta-p.jpg

Buenos días, tengo un hijo de tres años que está en primero de infantil, su comportamiento en el colegio es muy malo, sólo se relaja cuando le ponen tareas complicadas.
En casa hemos conseguido controlar su mal comportamiento, poniéndole fichas de ejercicios que estimulen su inteligencia, con lo que hemos conseguido que esté completamente tranquilo.
En el colegio, sigue muy portándose mal, cuando utilizan plastilina para hacer el número 1 el hace bolas y la tira, tira arena en el patio, hace jaleo cuando la profesora va a leer un cuento para que los niños se relajen, no permanece quieto en las filas de entrada a la clase, cuando ve a un niño haciendo algo mal, quiere explicarle a la fuerza cómo se hace de manera correcta, etc.
Me he planteado la hiperactividad, pero la cuestión es que es un niño que se concentra muy bien con lo que le gusta y es el que mejor hace los ejercicios de la clase, de hecho, lo que realmente me planteo es que se aburre y de ahí su mal comportamiento y explico por qué;
– En el colegio están aprendiendo el número uno y el ya sabe perfectamente contar hasta el 20.
– Están aprendiendo un color y él conoce ya todos los comunes.
– Hacen puzzles de entre 4 y 6 piezas y él los hace sin ayuda de 60.
– Es completamente autónomo,él quiere entrar directamente al aula, sin esperas y hacer todas las cosas sólo, porque se considera capaz y el resto de los niños, necesita que le hagan todas las cosas.
– Sin que nadie le haya dicho nada, él mismo dice que es el más grande, el más fuerte y el más listo.
– Cuando se junta con otros niños quiere llevar la voz cantante siempre.
– No quiere jugar con niños de su edad, sólo con niños mayores, porque los considera bebés.
– Necesita que le expliquen todas las respuestas que le des, no le vale el PORQUE LO DIGO YO, O EL PORQUE SÍ, en el momento del día que le des una respuesta sin razonar, ya lo pierdes por una hora y a veces hasta para todo el día.

La profesora nos ha dicho que no puede mandarle ejercicios más difíciles que a los demás, porque no puede descuidar a los otros 17 niños para atenderlo a él, y lo veo lógico.
Estamos desesperados y si alguien nos puede decir qué le pasa y qué podemos hacer, porque para hacerle algún tipo de prueba es muy pequeño y la verdad es que todos los días te digan cuando lo vas a recoger al colegio, tu hijo se ha portado mal y no poder hacer nada para cambiar la situación.”

Estimado:

Es posible que su hijo pueda tener altas capacidades intelectuales, aunque a su vez es cierto que es difícil diagnosticar a un niño tan pequeño. Hay niños/as con altas capacidades que, cuando los contenidos que se trabajan en el aula no le estimulan, se aburre y comienza a tener un mal comportamiento. El problema es que a la larga puede suponer no implicarse en los estudios y estancarse, y al final poder acabar en fracaso escolar, así como posibles problemas con los compañeros/as que también afecten a su rendimiento.

Podrían llevarlo a un centro de atención temprana para que lo valoren, e incluso le hagan unas pruebas adaptadas a su edad, pero con el objetivo de tener una orientación para valorar cómo estimular las potencialidades de su hijo y atender sus necesidades, pero luego cuando cumpla seis años deberá ser valorado de nuevo, para así valorar si requiere de alguna medida de flexibilización o de enriquecimiento curricular, como una adaptación curricular adaptada para niños y niñas con altas capacidades intelectuales.

En cuanto a la conducta de su hijo, a pesar de su capacidad, no debe ser nunca subestimada. No deben consentirle esa conducta a pesar de todo. Les recomiendo dialogar con él sobre su comportamiento y las consecuencias de sus actos, partiendo de su capacidad de razonamiento para esa edad, así como negociar con él una serie de normas y las consecuencias de no cumplirlas así como de cumplirlas. Pueden firmar un contrato conductual e incluso iniciar, si lo estiman necesario, un programa de economía de fichas, donde le otorguen puntos por cada día que ejecute bien la conducta a trabajar. Si consigue 5 puntos, podrá optar a una recompensa, que deberá ser una actividad social a hacer en familia (nada de regalos materiales), la que él desee o le estimule, siempre que entre dentro de sus posibilidades. Luego a la próxima le exigen 8, luego 12…y poco a poco hasta que llegue a 30 ó 40 y ya haya asimilado la conducta. Si un día no cumple con su conducta, deberá reparar el daño causado así como no recibir punto ese día. No le quiten los puntos ganados, ya que se frustraría y abandonaría el programa. Eso sí, todo lo que negocien con él, debe estar justificado.

Y por supuesto, sean un modelo a seguir para él. Lleven ustedes a diario la conducta que ustedes deseen trabajar en su hijo, eviten recurrir a los gritos o a los azotes o contradecirse en la conducta que ustedes deseen que su hijo lleve a la práctica. Hablen con su maestra de todo esto para que coopere junto a ustedes.

Espero haberle ayudado. Un cordial saludo y ánimo.

Mi hijo se aburre en clase y no le gusta el colegio (Educación Infantil)

aburrido
Imagen extraída de: https://muminai.files.wordpress.com/2010/09/clase2.jpg

“Resulta que la etapa de infantil la empezó en otro colegio, se adaptó muy bien, le gustaba e iba contento. Desde que este año se le cambió de colegio por motivos de trabajo no tiene el mismo interés por el colegio ni por las tareas.

Dice que es muy aburrido y se cansa. Pero resulta que en su clase no es el único. ¿Puede ser falta de motivación? ¿Será por mi hijo o por qué?”

Los cambios siempre suelen ser duros. Es posible que tu hijo estuviese adaptado al otro colegio en el sentido de que la metodología de clase era más divertida y dinámica, basada más en el juego. Ahora este año puede que en su nuevo colegio se siga una metodología más tradicional, más de elaborar fichas continuamente, y puede que esto no le motive. Pueden también influir otros factores, como el salto de un curso a otro, ya que a partir de 5 años ya poco a poco deben aprender a leer y a hacer más fichas de lectura, y es normal que ahora las actividades sean menos lúdicas.

Podrías hablar con sus maestros, para que valoren el rendimiento de tu hijo, y expliquen qué tal se lleva con sus compañeros/as de clase. Es importante valorar todo, ver si a lo mejor hay algún factor que influye, como unas relaciones sociales no muy positivas con sus compañeros, e incluso alguna que otra regañina que reciba por parte de sus maestros. Con todo, es posible que haya falta de motivación, no se puede descartar, pero es conveniente hablarlo e investigar. Estaría bien que intentaras preguntarle a tu hijo qué le gustaba de su antiguo colegio y qué no le gusta del nuevo, para hallar la situación. En el caso de que sea la metodología, tu hijo debe saber que posiblemente a partir de ahora no sea todo tan lúdico como antes, pero tú puedes intentar motivarle acerca de lo importante que será para él estudiar e ir al colegio, para su futuro, y en casa luego puedes intentar jugar a juegos didácticos con él, para seguir estimulándole.